4 señales de que necesitas ayuda con tu negocio

4 señales de que necesitas ayuda con tu negocio

Por más visionario que sea un emprendedor, en todos los nuevos negocios existen áreas de oportunidad. Siempre habrá elementos que pueden pulirse, ya sea para volver más eficiente la operación de la empresa o, en situaciones más extremas, para evitar la muerte de la startup.

De acuerdo con el Consejo Coordinador Nacional (CCE), 75% de las micro y pequeñas empresas mexicanas no alcanzan la madurez y deben terminar sus operaciones antes de cumplir cinco años. Entre los principales responsables de la muerte de un negocio se encuentra una mala ejecución, producto de la falta de conocimientos necesarios para llevar el proyecto a buen puerto.

Para eliminar la incertidumbre, el camino más viable para las startups es buscar ayuda de acuerdo a la etapa en la que se encuentren. Existen incubadoras, aceleradoras y consultoras que pueden apoyar a los emprendedores a sacar sus proyectos adelante. Algunos se enfocan en negocios tradicionales, digitales o industria, por lo que es indispensable identificar cuál es la que mejor puede apoyar al negocio de acuerdo con sus necesidades particulares.

¿Cómo saber si momento de pedir ayuda? Te compartimos cuatro señales que te ayudarán a identificar si es momento de buscar asesoría de profesionales para que tu negocio pueda continuar, evitando el fracaso:

1. No sabes la diferencia entre “idea” y “ejecución”

El éxito o fracaso de un negocio se resume en última instancia a un tema de ejecución, por lo que es importante entender que una cosa es crear una idea y otra muy diferente es ponerla en práctica. Las habilidades que se requieren para generar una idea son diferentes a las habilidades que se requieren para ponerla en práctica y conducir un negocio.

“Si tienes una idea muy disruptiva que va a transformar una industria por completo, al momento de comenzar a desarrollar tu producto necesitas darte cuenta de que necesitas una serie de skills que posiblemente no tenías, lo mismo pasa cuando empiezas a vender, vas a necesitar nuevas habilidades en tu equipo y un cambio en la manera de entender el trabajo de tu empresa”, aseguró Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores y especialista en startups.

2. Tu equipo no está preparado para el cambio de paradigma

En ocasiones tú o el equipo no están preparados para cambiar de paradigma y esto puede ocasionar problemas. Es posible que falten ciertas habilidades de acuerdo con la etapa en la que se encuentre tu empresa y que los empleados actuales no se encuentren a la altura de las nuevas necesidades.

Considera que es muy diferente manejar una compañía de 100 clientes a una que tiene 5 mil clientes. Las habilidades necesarias cambian de un escenario a otro, así como la estructura de operación, y desempeñarse bien en un escenario no necesariamente implica estar preparado para el otro.

No te cases con una sola forma de operar y mantente al tanto de los cambios en la operación de tu empresa, esto te permitirá darte cuenta de que quizás necesitas reclutar nuevos roles, habilidades y talento para realizar las nuevas tareas y retos a las que se enfrenta tu organización.

3. Te encuentras en un estado de incertidumbre

Todo se resume a intentar eliminar la incertidumbre de un negocio. Ya sea en temas especializados como producción, logística o valuación, o en temas más básicos como el paso de una idea a un proyecto de negocio, la incertidumbre es un factor que se debe resolver lo más rápido posible y entender quién es el asesor más indicado de acuerdo al tipo de problemas que enfrenta la empresa.

Para temas complejos, lo más adecuado es acercarse a una consultoría, mientras que para temas más elementales, como la construcción de un primer modelo de negocio, lo indicado es acercarse también a una incubadora.

4. Estás casado con tu idea

Si estás casado con la manera en la que ejecutarás tu proyecto entonces estás haciendo algo mal. Debes estar consciente de que todo cambia, por lo que debes asumir que necesitas diferentes estructuras para diferentes etapas del proyecto, por lo que debes estar abierto a cambiar tu plan de negocios de acuerdo al contexto y a los resultados obtenidos.

Es importante pedir ayuda cuando se necesite, ya que puede ser complejo detectar las oportunidades y fortalezas de tu negocio. Sin embargo, sin una planeación estratégica no hay forma de alcanzar las metas que se fijaron para la empresa.

En G2 Consultores, te ayudamos a desarrollar tu planeación estratégica para que cuentes con las herramientas necesarias y llevar así tu negocio al próximo nivel. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación o actualización de tu planeación estratégica.

About the author

administrator

Call Now Button