Category Archive Finanzas

¿Cuáles son las principales fuentes de financiación de inicio de una startup?

Si eres un emprendedor que cuentan con una idea de negocio que soluciona una necesidad y un producto o servicio con un mercado potencial, el primer problema al que probablemente te enfrentarás es no contar con el dinero suficiente para echar a andar tu plan de negocios. ¿Qué necesitas? Financiamiento.

Pese a que México es el segundo país con más startups en América Latina, de acuerdo con el Centro para el Desarrollo de la Competitividad Empresarial (CIDCE), el 65% de los emprendimientos fracasan por no tener ingresos suficientes para subsistir. Sin embargo, existen varias opciones que puedes considerar como fuente de financiamiento al inicio de tu startup.

¿Debo usar mi propio dinero?

Como emprendedor debes de entender que existe una buena posibilidad de fracasar, por lo que invertir tu propio capital no es la mejor opción. Esto se debe a que cuando tus ahorros se acaben seguro empezarás a contraer deudas, y si la empresa falla esas deudas serán tuyas por completo.

“Si tu proyecto vale la pena, seguro deberías poder conseguir gente que invierta en ti. Hay negocios que se financian con las ideas, no con modelos probados. Hay buenas ideas que se incuban y dan origen a negocios. Hay que pensar en grande pero empezar en pequeño”, señala Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores –firma especializada en generar estrategias para proyectos emprendedores-.

Entonces, ¿cuáles son las mejores opciones? De acuerdo con G2 Consultores:

La triple F

Friends, Family and Fools es una de las primeras fuentes de financiamiento. Es cuando un emprendedor inicia su negocio gracias a la ayuda de familiares y amigos; es decir, con el dinero de gente que confía en ti.

Con esta financiación no podrás levantar cantidades altas de capital, pero una de las ventajas es que puedes conseguir dinero de manera rápida porque es cuestión de convencer a la gente que te aprecia, que cree en ti y en tu proyecto.

Inversionista Ángel

Por lo regular son empresarios o personas independientes que buscan empresas que poseen un alto contenido innovador o potencial de crecimiento importante. Estos inversionistas muchas veces son el salvavidas de las startups que tienen grandes expectativas de convertirse en compañías exitosas.

La ventaja de este tipo de financiamiento es que al ser empresarios te podrán aportar su experiencia y su conocimiento, además de que pueden contar con una red de contactos que seguro te ayudarán en un futuro cercano.

Como el inversionista Ángel invierte su propio capital, se involucrará más en tu negocio, por consiguiente, actuará como si se tratara de un proyecto propio.

Según los expertos, se estima que en México existen cerca de 800 ángeles inversionistas, cuyo ticket promedio es de 50 mil dólares.

Aceleradoras e incubadoras

Aunque te pueden apoyar con financiamiento (montos pequeños), típicamente no se les considera una fuente de capital, más bien son un semillero de información  y de sabiduría.

Estas son empresas que ayudan a tu startup a crecer de manera rápida y, sobre todo, te preparan con asesorías para acceder a financiamientos de mayor valor, así como a diseñar,  retocar o actualizar tu planeación estratégica.

Una ventaja de este tipo de empresas es su amplia red de contactos, beneficio que te puede llevar a tener a otros emprendedores como mentores, lo cual es una gran ventaja. “No hay mejor ayuda que la de alguien que ya recorrió el camino por el que tú estás comenzando”, señala el experto.

De hecho, un reporte realizado por Aspen Network of Development Entrepreneurs (ANDE) y Emory University determinó que, con base en datos de 2 mil emprendimientos de 42 programas de aceleradoras, las startups que se suman a este tipo de grupos tienden a crecer a ritmos significativamente mayores que aquellos proyectos que no lo hacen.

¿Y los bancos?

La financiación bancaria no es la más recomendable, ya que además de contar con intereses elevados, la deuda la estarás contrayendo directamente tú. Igualmente es muy difícil para una startup poder acceder a un crédito de este tipo debido a los requisitos que estas instituciones solicitan.

Técnicamente una startup en etapa temprana tiene pocas oportunidades para iniciar con un financiamiento bancario. Sobre todo porque los bancos no le prestan a una compañía que tiene capital contable negativo o que no tiene utilidades”,  explica González Gasque.

Tu startup tiene posibilidades de fracasar, por lo que tener un crédito patrimonial, como lo es el bancario, es de alto riesgo; es decir, ¿estás dispuesto a dar tu casa por haber fallado como startup?

Otro punto es que el banquero no te brindará asesorías, experiencia, contactos, entre otros, como sí lo haría un inversionista. Lo que buscan y les importa a estas instituciones financieras es que cuentes con la capacidad de pago.

Está bien recibir ayuda, en especial si es de los profesionales en el área. Mentorías o consultorías pueden ayudar a definir, priorizar, integrar y optimizar los procesos productivos de su empresa según la industria.

En G2 Consultores, te ayudamos a entender los perfiles, procesos, objetivos y la manera más adecuada de medirlos. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación o actualización de tu estrategia de organización y procesos.

¿Cuál es tu tipo de ángel inversionista ideal?

Encontrar el inversionista adecuado para tu startup no es un tema menor, ya que éste formará parte en todo el proceso de crecimiento del proyecto. Si tu empresa se encuentra en una etapa en la que necesita de un inversionista ángel debes tener muy claro cuál es el más conveniente para ti.

Este tipo de inversionistas están ganando terreno en el sector, tan solo en el último trimestre de 2018, la actividad de los inversionistas ángel representó aproximadamente el 59 por ciento de todo el volumen de negocios en el mundo, según Crunchbase.

“Los mejores inversionistas ángeles ayudan a los emprendedores a enfrentar todos los desafíos. Por lo general estos inversionistas suelen tener algo de experiencia en el sector en el que están interesados en invertir”, señala Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores –firma especializada en generar estrategias para proyectos emprendedores-.

El financiamiento de startups en etapas temprana depende cada vez más de este tipo de inversionistas, ya que por lo general son empresas para las que los créditos bancarios son riesgosos, además de que la falta de garantías o avales las limitan. De hecho, según datos de Crunchbase, en 2018  se invirtieron a nivel global casi 15 mil millones en de dólares en acuerdos startups en fase inicial.

En México, de acuerdo con la Red Mexicana de Inversores existen más de 1,500 inversionistas ángeles. Pero, ¿cómo puedes saber cuál es el indicado para tu startup? G2 Consultores recomienda seguir estos cuatro consejos para que encuentres el ideal:

No le debe preocupar el dinero

Lo ideal es que el inversionista sea alguien al cual no le preocupe de manera inmediata el dinero que va a invertir en tu empresa, además no debe ser completamente marginal para él hacer este tipo de inversiones.

“Si está preocupado por perder su dinero, es malo, ya que acabas de empezar un negocio a largo plazo, y si está muerto de miedo, no funcionará porque el retorno de inversión no es en un tiempo corto”, detalla González Gasque.

Debe ser un inversionista con experiencia

Es indispensable que tu inversionista tenga su riesgo diversificado y tener experiencia invirtiendo. Contar con al menos unas cinco inversiones similares a la que hará contigo es una buena señal, ya que de lo contrario podría estar obsesionado con el capital que dio para tu startup. Por ejemplo si tiene un millón de pesos y solo los coloca en ti, toda la presión de retorno también recaerá en ti.

Debe entender la total iliquidez del modelo de negocio

El inversionista ángel tiene que “despedirse” del capital que te dio y esperar que dentro de cinco o seis años le devuelvas cuatro o cinco veces más ese monto. No debe considerar ese dinero para nada, no es patrimonial.

“La inversión ángel es especulativa y el inversionista debe entender esto.  Si su perspectiva es cuánto le vas a retornar, cuándo le vas a dar utilidades, despídete de él y dale las gracias, no es tu inversionista. Si él cree que está entrando en negocios con retorno rápido, como el que invierte en franquicias o restaurantes, no es el ideal para ti. Necesitas a alguien que esté dispuesto a navegar contigo a largo plazo”, indica el director general de G2 Consultores.

Que tenga conocimiento de la industria

Lo más deseable, aunque no indispensable, es que tenga conocimiento de la industria en la que se encuentra tu startup. Esto puede ayudarte, ya que si está conectado en el sector te puede presentar aliados estratégicos. Idealmente sería muy bueno que tu inversionista tenga conocimientos que tú no posees. Busca habilidades complementarias en él, lo que será de gran ayuda para el crecimiento de la empresa.

Está bien recibir ayuda, en especial si es de los profesionales en el área. Las consultorías pueden ayudar a definir, priorizar, integrar y optimizar los procesos productivos de su empresa según la industria.

En G2 Consultores, te ayudamos a entender los perfiles, procesos, objetivos y la manera más adecuada de medirlos. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación o actualización de tu estrategia de organización y procesos.

La startup que invierte en startups

Toda startup crece con la necesidad de contar con capital que le dé el soporte necesario para poder desarrollarse o de lo contrario acabará como un archivo muerto más, de hecho el 38% de las startups mexicanas dejan de crecer por falta de financiación, de acuerdo con el  Centro Internacional para el Desarrollo de la Competitividad Empresarial (CIDCE).

Sin embargo, en el país existen diferentes alternativas para que una startup busque capital y dentro de ellas se encuentra una misma startup: G2 Momentum Capital.

La organización, que nació en 2018 luego de que su fundador comenzara hacer inversiones a título personal, al estar en contacto con diferentes tipos de startups a través de servicios de consultoría, se dieron cuenta que existen muchos emprendedores que tienen una alta capacidad de ejecución y de saber escuchar, lo que los convierte en una gran oportunidad  inversión.

La firma hizo lo que cualquier otra empresa en crecimiento y buscó un levantamiento de capital con inversionistas. En 2018 logró captar 20,000,000 de pesos para poder invertir en otras startups.

Además, no solo apoya con inversión, lo económico va de la mano de asesoramiento y un trabajo permanente con las startups para que crezcan de manera adecuada.

“Trabajamos mucho con las startups, estamos en sus consejos, tenemos reuniones, hacemos muchas introducciones que sabemos que necesitan, y una cosa que es muy importante que también diferencia a G2 Momentum Capital es que tratamos de apoyar a las empresas con servicios de consultoría de G2 Consultores. Facilitarles esos servicios nos permite establecernos con las empresas y ayudarles en temas como mejor su estrategia, su levantamiento de capital, valuaciones, gobierno corporativo, entre otros”. detalla Jorge González Gasque, fundador de G2 Momentum Capital.

La empresa tiene la lógica de cualquier fondo de capital de riesgo, la meta permanente: que el capital de sus inversionistas sea aplicado de una manera correcta y que se enfoque al crecimiento acelerado de las startups.

“Es algo en lo que nosotros vamos en contra: el dinero de los inversionistas no debe estar enfocado en mantener startups, sino en crecer startups. Y nuestros recursos y expertise los enfocamos hacia eso, en cada una de las etapas el enfoque es que crezcan de la mejor forma posible”, señala Israel Cerda, managing partner de G2 Momentum Capital.

G2 Momentum Capital está en una búsqueda constante de emprendedores. Para este año buscará invertir en 15 empresas que estén en crecimiento, es decir, en rondas de levantamiento de capital o con productos en etapas de penetración de mercado.

Para esto, las empresas deben contar con dos cosas:

  1. – Que sean startups con modelos de negocio que sean altamente escalables e innovadores en cualquier tipo de industria y que puedan llegar a tener ventas incrementales en el corto plazo de una manera exponencial.

2.- Que tengan un equipo fundador con las capacidades técnicas, de administración y comerciales para escalar una startup.

Hasta el momento, el fondo ha apoyado ya a 36 proyectos y espera terminar este año con 50. Entre sus inversiones más importantes destacan Kubo Financiero, Albo, Swap, Sky Alert y Openpay.

Levantar el capital necesario para fondear una empresa es una tarea complicada, tanto para emprendedores como para empresarios. Sin embargo, complicado no significa imposible. Tener claridad conocimiento de todas las finanzas, ventas y valuación de tu startup le generará confianza a los inversionistas.

En G2 Consultores, te asesoramos en la determinación de las necesidades de financiamiento de manera personalizada, te apoyamos en la creación de tu pitch deck y la técnica en la que muestras el potencial de tu startup a los inversionistas. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte.

¿Cómo funciona un fondo de inversión para startups?

Todos los emprendedores aspiran a levantar dinero de los fondos de capital de riesgo o Venture Capital (VC), sin embargo en México sólo se invierte el 0.06% del PIB en el mercado del emprendimiento en tecnología de la información, mientras que en Chile y Colombia se invierte el doble en términos relativos, de acuerdo con el IMCO.

Es entendible que no cualquier emprendedor reciba capital debido a que los fondos de capital de riesgo son instituciones cuyos administradores o general partners (GP), están obligados a otorgar un retorno a sus respectivos inversionistas, por lo que su misión es invertir en proyectos que aseguren altas rentabilidades con el menor riesgo posible en el segmento.

¿Cómo funciona el capital de riesgo?

Los administradores de un fondo de inversión de capital de riesgo deben reunir dinero de inversionistas más grandes y firman con ellos un compromiso de inversión. A estos inversionistas se les llama limited partners (LP).

Una vez que han reunido los compromisos de capital esperados, los GP se lanzan a la tarea de reclutar empresas que vayan acorde a la tesis de inversión que prometieron a sus respectivos inversionistas, esto significa que cada fondo tienen un perfil específico de en qué tipo de empresas invertirá. Normalmente se trata de un número de industrias y de etapas específicas en el ciclo de vida de las empresas, sin embargo puede variar abismalmente de fondo a fondo.

Ahora bien, los fondos de capital de riesgo no reciben el capital de manera líquida, sólo reciben aproximadamente el 2% del dinero comprometido para gastos operativos y el resto deberán solicitarlo a sus inversionistas o LPs cada vez que su comité de inversión encuentre un proyecto que cumpla con sus expectativas.

Cada vez que reclutan y seleccionan una empresa para colocar los fondos y éstas han pasado el comité de inversión y el due diligence o auditoría legal, los administradores del fondo hacen un capital call para solicitar el dinero a sus inversionistas, el cual “tarda aproximadamente dos a cuatro semanas en llegar desde el momento en que es solicitado”, de acuerdo con Israel Cerda, socio de G2 Momentum Capital.

Es importante mencionar que este tipo de fondos generalmente no invierten solos, sino que en una ronda, por ejemplo, de un millón de dólares, hay un líder y al menos un par más de “seguidores” que co-invierten con él para mitigar el riesgo.

“Todo el tiempo de búsqueda y evaluación, las reuniones del comité de inversión para decidir, más el tiempo que toma el llamado de capital y el due dilligence hace que un proceso de inversión pueda tomar cuatro o seis meses sin problemas” señala Jorge González Gasque, socio director de G2 Momentum Capital, que agrega, “los fondos toman unos dos o tres años en formar su portafolio”

¿Cómo obtienen los rendimientos?

Los VC financian los primeros años de operación de empresas prometedoras, generalmente con productos terminados y probados, que necesitan fondos para iniciar un agresiva expansión de mercado en sectores de amplio crecimiento. Por ejemplo, en 1980 en Estados Unidos el 20% del capital de riesgo se invertía en empresas de energía mientras que para 1998 el 25% del capital era invertido en la industria del internet, de acuerdo con un artículo de Harvard Business Review.

Los venture capital en México esperan tasas de retorno de 20 a 30% anual a lo largo de la vida del fondo (el cual tiene un promedio de vida de 7 años, según Harvard Business Review), de acuerdo con especialistas de G2 Consultores.

“De estos rendimientos, después de restituir el capital y un rendimiento mínimo acordado, los GP se quedarán con entre el 20 y el 30% del excedente, según lo pactado y los LP recibirán el resto” apunta Israel Cerda. Eso se conoce como carried interest o coloquialmente, carry.

Pero como es de esperarse, no todas las empresas dan los mismos rendimientos y en algunos casos pueden fracasar debido a que se invierte en etapas tempranas y esto representa un riesgo muy alto.

“Más o menos, de cada 10 empresas, una da rendimientos espectaculares de hasta 50x; tres dan buenos retornos y crecen saludables; las demás van a dar un rendimiento mínimo o habrá las fracasarán totalmente”, afirma González Gasque.

El ecosistema de fondos de inversión ha detonado el crecimiento de la nueva economía y gracias a él, se han creado algunas de las empresas más valiosas del mundo, como Amazon, Facebook, Apple, Google y otras. En México, la gran mayoría de los fondos de VC son relativamente nuevos y sus portafolios apenas están madurando, pero muy probablemente serán responsables de crear una nueva generación de muy importantes empresas en los próximos años.

Levantar el capital necesario para fondear una empresa es una tarea complicada, tanto para emprendedores como para empresarios. Sin embargo, complicado no significa imposible. Tener claridad conocimiento de todas las finanzas, ventas y valuación de tu startup le generará confianza a los inversionistas.

En G2 Consultores, te asesoramos en la determinación de las necesidades de financiamiento de manera personalizada, te apoyamos en la creación de tu pitch deck y la técnica en la que muestras el potencial de tu startup a los inversionistas. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte.

¿Mi pitch deck es convincente para los inversionistas?

Una herramienta primordial de cualquier emprendedor es el pitch deck, ya que es la clave para vender tu proyecto y buscar capital de inversionistas, además de que también te ayuda a esquematizar las ideas clave de tu startup.

Muchos emprendedores creen que esta presentación se trata sólo de un PowerPoint con la suma de algunos datos, sin embargo debes tener presente que cuentas con tan solo unos minutos para ser lo suficientemente convincente para vender el proyecto al que le has dedicado meses o años de trabajo. Por lo tanto deberás incluir la ideología de tu empresa, tu plan de negocio, la visión de crecimiento y tus proyecciones financieras en una breve presentación visual que te ayudará a ganarte la confianza e interés de los inversionistas.

De acuerdo con el estudio 200 startup pitch decks, realizado por DocSend, los inversionistas dedican un promedio de 3 minutos y 44 segundos leyendo un deck. Eso no es mucho tiempo, por lo que tendrás que ser muy claro, conciso y preciso.

A pesar de la brevedad de las presentaciones, que generalmente se realizan en un promedio de 10 diapositivas, crear un buen pitch deck no es una tarea fácil y más si nunca lo has hecho y eres un emprendedor primerizo, por lo que aquí te dejamos algunos consejos de G2 Consultores, -firma especializada en generar estrategias para proyectos emprendedores- para que realices uno convincente:

Atrapa la atención desde el principio. Se trata de enganchar a tu audiencia; debes describir tu negocio con la menor cantidad de palabras posible. Imagina decirle a un niño de qué se trata tu negocio. Si no puede hacer esto es hora de repensar la introducción para los inversionistas, ya que es probable que desde ahí pierdas su atención.

Empatía. Trata de ponerte en los zapatos de los inversionistas: presenta información real y medible sobre tu startup, lo que les permitirá detectar el potencial de tu empresa. Conocer tus métricas mejor que nadie es clave.

“Una de las primeras cosas que ven los fondos de inversión en un pitch deck es si el modelo de negocio pinta para ser relevante en el mercado y si se podrá ampliarse o no, así como en los datos sobre la captación de clientes tanto en el presente como a futuro”, señala Israel Cerda de la Garza, socio de G2 Consultores.

Simplicidad. Debes explicar de manera clara y sencilla información crítica como el problema que soluciona tu producto o servicio, tu modelo de negocio y la tracción. Realmente no puedes equivocarte en esto.

Vínculo emocional. Puede ser con una historia personal o un escenario hipotético, pero debes generar confianza con las personas que apostarán su dinero en ti. Recuerda que muchas de las nuevas empresas se fundan debido a un problema que enfrentaron. Un ejemplo de éxito es el de la plataforma de red de pagos móviles Dwolla: su fundador compartió una gran historia de cómo pagó 50,000 dólares al año en comisiones de tarjetas de crédito y luego creó una solución para nunca volverlo a hacer. Su pitch deck le arrojó una inversión de 16.5 millones de dólares.

Adiós monólogos. Hablar sin parar puede llegar a ser aburrido y tedioso para los inversionistas y oyentes en general. Esto es peligroso porque perder su atención podría significar también decirle adiós al capital de inversión.

“Una presentación inversionistas debería ser una interacción. Incentivar a que durante el pitch deck se haga una interacción inteligente es donde realmente los inversionistas podrán ver parte de tu inteligencia”, indica Cerda.

Lenguaje verbal. Además de la presentación de las diapositivas, tu lenguaje verbal es de gran importancia, ya que lo que digas y cómo lo digas será primordial para ganarte la confianza de los inversionistas. Hablar bien y que se refleje tu conocimiento sobre lo que estás hablando es esencial para una buena presentación.

Escuchar. Saber escuchar es una de las cualidades de gran valor en una persona, así que si esto es uno de tus puntos flacos, trabájalo. Durante la presentación del pitch deck seguro te harán preguntas que tendrás que contestar.

“Si tienes un discurso perfectamente estructurado, pero si te sientas y los inversionistas  te preguntan cosas que no planeaste y no sabes responder o te trabas, podrían poner en duda tu capacidad para comprender las inquietudes de tu audiencia. De ahí la importancia de saber escuchar”, detalla el socio de G2 Consultores.

Sin titubeos. En el ambiente intenso de una presentación a inversionistas, una de las cosas que dañan tu pitch es la ambigüedad. Si dices cosas que se contraponen

en la presentación, se generarán dudas. Si titubeas a la hora de describir tus proyecciones, no las va a creer nadie. Es importante tener claro lo que vas a decir y decirlo con asertividad.

No mientas. Es casi seguro que los inversionistas te harán muchas preguntas, ya que querrán estar seguros de si quieren o no aportar su dinero a tu empresa. Mostrar o contestar con información falsa es un grave pecado. Para ellos es más valioso que cuando no sepas una respuesta seas honesto y lo digas. Una buena alternativa a esto es decirles que tienes la deposición de aprender de su experiencia en los temas donde tienes poco o nulo conocimiento.

Vende éxito. Demuestra que sabes lo que tu producto puede hacer, enseña su potencial y cómo piensas aprovechar el impulso obtenido a través de las inversiones que buscas para que pueda alcanzar el éxito.

Recuerda que el pitch deck es la hoja de vida de tu startup y será la primera impresión que tendrán los posibles inversionistas de tu proyecto, por lo que muchas veces recurrir a lo básico funciona: una gran introducción, resumen de los problemas y las soluciones potenciales, oportunidades de mercado, productos, estudios de caso, hitos, tracción y un plan a futuro, siempre serán fundamentales. Igualmente hay otros aspectos como una presentación no tan larga, que no incluya demasiado texto y sin fuentes pequeñas, además de tener una ortografía impecable, en los que no se puede fallar.

Levantar el capital necesario para fondear una empresa es una tarea complicada, tanto para emprendedores como para empresarios. Sin embargo, complicado no significa imposible. Tener claridad conocimiento de todas las finanzas, ventas y valuación de tu startup le generará confianza a los inversionistas.

En G2 Consultores, te asesoramos en la determinación de las necesidades de financiamiento de manera personalizada, te apoyamos en la creación de tu pitch deck y la técnica en la que muestras el potencial de tu startup a los inversionistas. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte.

¿Qué hacer para obtener inversión lo antes posible?

Durante las etapas de crecimiento de las startups surge la necesidad de inversión que les permita seguir desarrollando su producto o sus planes de desarrollo; desafortunadamente muchas de ellas no se ocupan del levantamiento de capital hasta que es indispensable para su subsistencia y van contra reloj para lograrlo.

Sin embargo, el proceso para obtener una inversión demanda tiempo y esfuerzo, ya que se requiere tener un plan de trabajo muy bien desarrollado.

Los emprendedores deben prever un levantamiento de capital en el que se pueda obtener las mejores condiciones posibles, puede llegar a ser un proceso largo y puede  variar de acuerdo a la etapa de la empresa y al monto de inversión, así como de las políticas internas de cada fondo.

“Lo primero que hay que observar es la etapa en la que se encuentra la startup, es muy diferente un levantamiento de capital semilla a una Serie A. Por lo que los plazos para recibir una inversión pueden variar mucho y dependen de varias condiciones”, explica Israel Cerda de la Garza, socio de G2 Consultores, -firma especializada en generar estrategias para proyectos emprendedores-.

Ante esto, G2 Consultores da a conocer los plazos aproximados en los que una startup puede recibir el dinero dependiendo de la ronda de inversión:

Capital semilla

Este es el financiamiento inicial para poner en marcha la startup o para impulsar su desarrollo en una etapa temprana. En esta etapa la empresa aún no tiene tracción y solo es un producto, una idea y un modelo de negocio definido.  Para poder lograrlo levantan capital con el fin de realizar una estrategia para probar el producto y ahora sí tener un poco de tracción para obtener más dinero en una siguiente ronda. Aquí es usual que aparezca lo que comúnmente se conoce como “Friends, Family and Fools”, que es una inversión hecha por familiares o amigos que se caracteriza por estar basada más en la relación del emprendedor, que en los fundamentales de la compañía.

“Normalmente, el levantamiento en la primera etapa de una empresa debería ser de entre uno y dos millones de pesos. En el ecosistema emprendedor es usual que las incubadoras de alto impacto realicemos el proceso de la mano con los emprendedores y estos fondos se destinarán para mejorar el producto, mejorar la estrategia, abrir mercado o pagar capital de trabajo para llegar a la siguiente ronda, que es el objetivo principal”, señala Cerda.

El proceso de levantamiento de inversión en esta etapa es corto, y puede variar desde una semana hasta dos meses, ya que la mayoría de los inversionistas son personas físicas y no fondos de inversión.

Inversionistas Ángel                                                                          

Después del capital semilla viene la Serie Ángel, en la que, dependiendo de la startup, podrían aparecer algunos fondos de capital de riesgo pequeños o Venture Capitals (VC) muy chicos o incluso crowdfundings. En esta etapa ya se tiene un poco de tracción, se probó el producto y se requiere dinero para seguir desarrollándolo y para tener más penetración en el mercado. Este tipo de levantamientos típicamente se dividen en 70% personas físicas y 30% fondos.

El tiempo estimado para recibir los recursos puede ser de entre tres y seis meses mínimo. Y la inversión se ubica entre ocho y 10 millones de pesos.

“En esta ronda es cada vez más común que los inversionistas no liberen todo el dinero en una sola exhibición, sino lo que quieren hacer es un ‘trancheo’ de inversión para saber cómo van evolucionando el proyecto”, detalla el socio de G2 Consultores.

Pre Serie A

En esta etapa ya existe una valuación muy puntual de la startup, porque ya se llegó a una etapa en la que la empresa debe demostrar que sus números funcionan. Aquí la empresa debe estar creciendo de una manera acelerada cada mes, con clientes reales que consumen regularmente lo que se produce, aunque el producto o servicio todavía puede seguir en fase de desarrollo.

En la Pre Serie A, por lo regular entra un Venture Capital con mayor relevancia que puede servir de puente para tratar en futuras rondas con otros todavía más grandes.

El proceso para que dispersen el dinero en esta serie es de alrededor de seis meses y el monto puede llegar a ser de 30 a 50 millones de pesos.

Serie A

En esta ronda la empresa está en su mayor etapa de crecimiento de usuarios, ventas, y en su mayor curva exponencial. Los inversionistas ya no solo piden crecimiento de usuarios, sino evidencias de que se monetizan eficientemente. En esta etapa la startup debe contar un equipo de trabajo sólido que permita llegar a otra ronda, y con una organización, procesos, datos y seguimientos muy puntuales sobre los KPIs de la startup.

El plazo para recibir el capital en esta ronda es de por lo menos 12 meses y el monto de inversión puede ser ilimitado.

Serie B, C…

Las rondas subsecuentes se manejan de manera similar en cuanto a plazos y montos obtenidos.

“A medida que creces en una ronda es más fácil la siguiente, porque los mismos inversionistas te llevan de la mano en la próxima ronda, de ahí de la importancia de fijarse en quién invierte en las primeras rondas, ya que es primordial que tengan algún tipo de conexión dentro del ecosistema emprendedor de fondos”, señala Israel Cerda.

Posterior a cada levantamiento los inversionistas buscarán conocer el desempeño de la compañía y asegurar el óptimo uso de los recursos, por lo que será indispensable construir mecanismos de rendición de cuentas que fomenten la transparencia y confianza.

Recuerda que siempre es bueno recibir ayuda, ya que levantar el capital necesario para fondear una empresa es una tarea complicada, tanto para emprendedores como para empresarios. Sin embargo, complicado no significa imposible. Tener claridad conocimiento de todas las finanzas, ventas y valuación de tu startup le generará confianza a los inversionistas.

En G2 Consultores, te asesoramos en la determinación de las necesidades de financiamiento de manera personalizada. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación de tu pitch deck y la técnica en la que muestras el potencial de tu startup a los inversionistas.

Crecimiento o rentabilidad: ¿qué camino debe elegir un emprendedor?

Cuando los emprendedores se dan cuenta que el ritmo del negocio no alcanzará para cumplir los objetivos de crecimiento y el dinero está por terminarse, es justo cuando se enfrentan al dilema de elegir entre alcanzar el punto de equilibrio o seguir creciendo aceleradamente. ¿Cuál es el camino correcto?, depende del negocio.

Durante la Semana Nacional del Emprendedor 2018, Jorge González Gasque, director general de G2 Momentum Capital, explicó que cuando se tiene un negocio consolidado, la estrategia es obtener ganancias importantes y crecer a tasas moderadas. Sin embargo, para el caso de un emprendimiento la decisión es un tanto más complicada.

“Es importante diferenciar el tipo de emprendimiento. Existen los negocios tradicionales del tipo PyME que buscan alcanzar el punto de equilibrio y obtener ganancias en el corto plazo. Por otro lado, están las iniciativas de alto impacto donde la estrategia debe ser alcanzar todo su potencial a base de crecer exponencialmente”, puntualizó González Gasque.

En el caso de un emprendimiento disruptivo, agregó el directivo, lo que se busca es convertirse en el próximo Unicornio o algo cercano. Ahí se llega con grandes crecimientos en ventas, no a base de recortar y gastar menos.

Es decir, si el modelo de negocio es de alto impacto y los unit economics son rentables (que cada operación y transacción genera ganancias), la opción es seguir creciendo aceleradamente. A pesar de que en el corto plazo no se generen utilidades para los inversionistas.

“Para ello, es necesario salir a buscar inversionistas para mantener viva a la empresa y que pueda seguir ese camino. Desde luego, la visión debe estar alineada con la de los inversionistas, pues en esto también los hay de todos tipos. Algunos inversionistas están esperando rápidos retornos y otros tienen la paciencia para esperar a que la empresa detone su potencial. Estos inversionistas prefieren que una compañía siga creciendo, no quieren conformismos y buscan empresas que tienen el potencial de ser relevante en su mercado, a pesar de los riesgos que esto conlleva”, subrayó.

Cabe resaltar que si no se tiene la habilidad para conseguir dinero de inversionistas, es necesario que los emprendedores lo aprendan porque lo van hacer todo el tiempo. Entender las necesidades de los inversionistas y saber elegirlos, es indispensable para los emprendimientos de alto impacto. La curva de crecimiento apalancado por inversión dependerá de la habilidad de obtener fondos en cada etapa del desarrollo de la compañía.

No se trata de emprender para perder dinero. Las startups pasan por una etapa en la que el crecimiento requiere una continua inversión en gastos que se observan como pérdidas, hasta que el volumen de la empresa sea tan importante que permita su consolidación y, con ello, girar hacia una estrategia de generación de utilidades óptimo.

“Empresas como Amazon y Facebook tuvieron pérdidas mucho tiempo, pero el negocio era bueno unitariamente, así que llegó el punto en el que los ingresos superaron a los gastos y en gran forma. Uber, Airbnb o Rappi son startups que no han generado ganancias hasta ahora. Sin embargo, ante la rentabilidad de los unit economics y su alto impacto en el mercado, los inversionistas están animados de que podrán alcanzar muy altos retornos en el futuro”, recalcó Jorge González.

Por el otro lado, la elección de alcanzar el punto de equilibrio significa dejar de levantar capital, generar ganancias, sobrevivir y seguir adelante. Estos conceptos se traducen, en el corto plazo, en operaciones rentables y una mayor tranquilidad para los inversionistas conservadores e incluso para los fundadores, pero posiblemente se esté sacrificando el valor futuro de la empresa. “La principal desventaja de esta elección para las startups, es que llegará el día en que aparezca la competencia que, con una estrategia de crecimiento, acabará por llevarse a tus clientes y eliminarte del mercado”, sentenció el experto.

“Es necesario que los emprendedores piensen en cosas que realmente sean transformadoras. Si realmente lo son, van a encontrar inversionistas dispuestos a ayudarles hasta alcanzar el punto de equilibrio deseado”, finalizó Jorge González Gasque, director general de G2 Momentum Capital.

Recuerda que siempre es bueno recibir ayuda, ya que levantar el capital necesario para fondear una empresa es una tarea complicada, tanto para emprendedores como para empresarios. Sin embargo, complicado no significa imposible. Tener claridad conocimiento de todas las finanzas, ventas y valuación de tu startup le generará confianza a los inversionistas.

En G2 Consultores, te asesoramos en la determinación de las necesidades de financiamiento de manera personalizada. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación de tu pitch deck y la técnica en la que muestras el potencial de tu startup a los inversionistas.

5 razones para no diluir tu empresa rápidamente

A medida que crece una empresa, sus necesidades de capital van modificándose. Esta evolución constante provoca que tarde o temprano se requiera de más inversión. Sin embargo, la inversión es un tema delicado, pues tiene como consecuencia la dilución de la empresa.

Al dar acciones a los nuevos inversionistas, el porcentaje accionario de los fundadores decrece. Si la valuación implica que tus acciones originales valen más, pues son buenas noticias. Jeff Bezos tiene solo el 17% de las acciones de Amazon y aún así es el hombre más rico del planeta. Sin embargo, en etapas tempranas perder porcentajes de participación puede traerte problemas en el largo plazo.

“En estos procesos, es recomendable conseguir el dinero justo y ponerse a trabajar, porque es la única forma de generar valor”, recomienda Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores y especialista en startups. “Un emprendedor inteligente sabe que necesita ir construyendo éxito y credibilidad antes de conseguir más dinero”, agregó.

El problema de diluir es cuando se hace muy rápidamente. Es ahí cuando puede causar grandes problemas en el crecimiento de la compañía.  Estas son algunas de las razones por las que deberías evitar diluir tu empresa rápidamente:

1. Pierdes dinero

Los emprendedores crean su propia empresa con el sueño de hacerse de buen dinero  algún día. Sin embargo, cuando la empresa comienza a diluirse demasiado, se están sacrificando las ganancias a largo plazo de la misma. Si al final por diluirte de más sólo posees, por ejemplo, el 10% de la compañía y esta se logra vender, sólo conseguirás el 10% del valor neto, en vez de una cantidad que corresponda al esfuerzo y tiempo invertido.

“No importa la razón por la que te diluyas, lo que importa es que estás sacrificando el valor neto que posees de la empresa y, a largo plazo, esto puede ser la diferencia entre una salida exitosa y muy poco dinero”, señaló González Gasque.

2. Agrega un nivel de incertidumbre

Cuando un fundador tiene poco porcentaje del capital a consecuencia de una dilución, comenzará a tener un incentivo mayor para salirse de la compañía, puesto que tiene menos en juego que cuando comenzó la compañía. Esto comenzará a afectar a la valuación y al interés que puedan tener en futuros inversionistas.

“Si el founder tiene un valor pequeño de la empresa, digamos un 20%, se comienza a correr el riesgo de que se vaya y haga otra cosa o se consiga un empleo y, por el contrario, mientras mayor sea, menor es el riesgo”, aclara González Gasque. “Desde el punto de vista del inversionista, es más difícil que se decida por invertir en la empresa porque, ¿pues para qué invertir si el founder podría irse en cualquier momento?”, señaló.

3. Pierdes el control

Mientras menos acciones posea el fundador de la empresa, su capacidad de influencia al tomar decisiones importantes en la empresa disminuye. El fundador puede perder votaciones clave en su negocio y puede ver cómo se toman decisiones importantes que no le agraden.

“Puede que se tomen decisiones en la empresa sin tu consenso, porque básicamente fuiste desplazado por haber sido diluido”, advierte González Gasque. “Es importante que el emprendedor sepa a quién y por qué otorga las acciones de la empresa, incluso los términos y condiciones que trae consigo, para evitar perder el control de la empresa y mantener todo en orden”, agregó.

4. Desmoraliza al equipo

Como consecuencia de perder la capacidad de tomar decisiones importantes en la empresa, el equipo de trabajo verá que el founder está perdiendo el control. Esto puede generar la sensación en el equipo de que los inversionistas tienen un mayor peso que el fundador y se comienza a perder el liderazgo en ellos, que ven a los inversionistas como una entidad casi omnipotente y pierden confianza en el fundador de la empresa.

“Como tú no estás de acuerdo con las decisiones que se toman, el equipo se da cuenta y te pierde confianza, por lo que dejarán de sentirse en un ambiente apto para trabajar y el riesgo de que se vaya el talento de la empresa aumentará significativamente”, añadió el consultor.

5. Inhibe la capacidad de reclutar talento

Mientras más avanza una compañía, más caro se vuelve el talento que esta requiere para seguir avanzando. Sin embargo, las empresas pueden recurrir al uso de sus acciones para poder captar talento, generando interés y un incentivo para que permanezcan en ella.

Al tener una empresa diluida, se deja de contar con las suficientes acciones para reclutar talento de primer nivel. Esto puede hacer que el talento pierda el interés por unirse a una compañía en donde el dueño está desmesuradamente diluido.

“Perder la capacidad de conseguir talento sólo ocurre cuando se poseen porcentajes muy bajos de la compañía, pero es fácil llegar a esos porcentajes si te diluirse en las rondas tempranas y luego necesitas mucho dinero para escalar, porque en las rondas subsiguientes te pueden dejar frío”, concluyó Jorge González Gasque.

Recuerda que siempre es bueno recibir ayuda, ya que levantar el capital necesario para fondear una empresa es una tarea complicada, tanto para emprendedores como para empresarios. Sin embargo, complicado no significa imposible. Tener claridad conocimiento de todas las finanzas, ventas y valuación de tu startup le generará confianza a los inversionistas.

En G2 Consultores, te asesoramos en la determinación de las necesidades de financiamiento de manera personalizada. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación de tu pitch deck y la técnica en la que muestras el potencial de tu startup a los inversionistas.

Los peligros de pedir mucho capital para tu startup

El efectivo es el rey de cualquier emprendimiento, sin embargo, más dinero no necesariamente es mejor. Es un combustible que permite desarrollar un producto y hacer crecer el negocio, pero no debería convertirse en un reemplazo del valor que debería generar el trabajo de la startup.

“En las inversiones lo que es cómodo rara vez es rentable, la comodidad es enemiga de la rentabilidad” advirtió Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores y especialista en startups. “Si pides mucho dinero ya no necesitarás más financiamiento, pero lo que hiciste fue entregar la compañía”, agregó.

La recomendación de González Gasque es conseguir el dinero justo e ir generando valor para conseguir dinero de forma orgánica, pero siempre optimizando la operación. El dinero levantado en rondas de inversión debería ser usado para escalar la producción, penetrar mercados e incrementar la adopción del producto; nunca para asegurar la comodidad del emprendedor.

Lo que le da verdadero valor a un emprendimiento no es necesariamente una ronda grande de inversión, sino adquirir un número clave de clientes, perfeccionar el producto y lograr cierta medida de éxito.

“Consigue el dinero justo y ponte a trabajar, porque esa es la única forma de generar valor”, afirmó González Gasque. “Un emprendedor inteligente sabe que necesita ir construyendo éxito y credibilidad antes de conseguir dinero”, añadió.

Estos son algunos de los peligros que conlleva pedir mucho capital para tu startup:

1. Pedir demasiado pone en alerta a los inversionistas

Muchos emprendedores utilizan el modelo de Lean Startup, popularizado por Eric Ries, que consiste en gastar poco, adquirir clientes iniciales, iterar y perfeccionar el producto antes de lanzarlo en gran escala. Los fondos siguen un modelo similar al invertir, ya que están dispuestos a invertir cantidades moderadas de dinero hasta que la startup se haya probado a sí misma.

Para los inversionistas, es una señal de alerta cuando los emprendedores llegan pidiendo cantidades exorbitantes o valuaciones irreales de su propia startup, pues significa que no trabajaron lo suficiente en la valuación o tienen expectativas poco realistas sobre el financiamiento.

“Pedir demasiado es un foco rojo porque significa que no conoces lo suficiente a tu propia startup para saber cuánto dinero necesita en realidad”, comentó González Gasque. “A los inversionistas no les gusta ver gastos no productivos, cosas como pagos hacia los fundadores u orientados hacia la comodidad del equipo son mal vistos”, recalcó.

2. La medida justa obliga a ser eficiente

Cuando una empresa tiene un presupuesto ajustado hace todo lo posible por hacer rendir el dinero que tiene, optimizar la operación y refinar su tecnología. Es esta mentalidad de eficiencia la que saca adelante a las empresas.

Una cantidad de recursos limitados te obliga a tomar decisiones difíciles sobre los proyectos en los que la empresa se involucra, los cambios a realizar en los productos, contrataciones, salarios, entre otros aspectos.

3. A veces mucho dinero puede matar a una startup

El exceso de dinero puede llevar a una falta de rigor financiero y a una pérdida del foco que puede resultar mortal. Con el dinero en las arcas, existe la tentación de crecer demasiado rápidamente para alcanzar metas poco realistas en poco tiempo, explorar caminos de negocio poco rentables, sin mencionar el cambio que tendrán que dar a un modelo operativo más ajustado cuando eventualmente se les comience a terminar el dinero.

A esto se le suma la mirada atenta de los inversionistas, que querrán un retorno de su inversión y mayor control sobre la compañía a cambio de su dinero, lo que podría terminar por dejar a los emprendedores fuera de su propio proyecto.

4. Se confunden los medios con el fin

Levantar inversión no es un logro en sí mismo, sino un paso necesario para poder alcanzar un objetivo. Al cerrar una inversión considerablemente grande, es fácil perder el enfoque en el producto y los clientes, los elementos que constituyen la sangre de cualquier negocio.

Una obsesión con levantar el capital más que con asegurar ventas puede llevar a los emprendedores a fallar al buscar una inversión o a aceptar malos términos del fondo de inversión.

Aunque levantar demasiado dinero no es en sí mismo un escenario fatal para una startup, sí puede traer consigo malos hábitos que terminan por perjudicar a la startup.

“Las empresas pueden perder el foco, perder la disciplina que trae un presupuesto ajustado o empezar a quemar dinero sin pensar en las consecuencias”, advirtió González Gasque, y recomendó sólo levantar el dinero suficiente para llevar a la startup a su siguiente etapa.

Recuerda que siempre es bueno recibir ayuda, ya que levantar el capital necesario para fondear una empresa es una tarea complicada, tanto para emprendedores como para empresarios. Sin embargo, complicado no significa imposible. Tener claridad conocimiento de todas las finanzas, ventas y valuación de tu startup le generará confianza a los inversionistas.

En G2 Consultores, te asesoramos en la determinación de las necesidades de financiamiento de manera personalizada. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación de tu pitch deck y la técnica en la que muestras el potencial de tu startup a los inversionistas.

Deuda vs. Capital Privado, ¿qué es mejor para tu startup?

Si bien el trabajo, la inteligencia y la creatividad pueden ayudar a despegar un negocio, eventualmente será necesario recurrir a algún tipo de financiamiento para poder cumplir con sus objetivos de crecimiento, y es en este periodo cuando la empresa es más vulnerable.

Cuando una empresa es pequeña, tiene poco que perder y la mayoría de los errores tienen solución, pero cuando la compañía acelera su crecimiento entonces su necesidad de efectivo aumenta exponencialmente y hay mucho más en juego si sus necesidades de capital no se cumplen.

Aunque para muchos la primera opción es recurrir a amigos y familiares en busca de financiamiento, existen otras opciones como los fondos de capital privado o los préstamos de bancos, con ventajas y desventajas particulares que vale la pena analizar.

Deuda

Tener deudas es el miedo de muchas personas y la sola palabra causa suspicacias, sin embargo, la capacidad de endeudamiento bien utilizada es una herramienta poderosa para un negocio. ¿Puede beneficiarse un negocio de la deuda?

“Las empresas no deberían ver su deuda como lo hacen las personas físicas”, afirmó Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores. “Si la empresa genera una mejor rentabilidad que su costo de capital, entonces debe aprovechar esa oportunidad, siempre siendo objetivo y cuidadoso con el riesgo asociado”, agregó.

González Gasque señaló que, además, el interés de los préstamos a negocios es deducible de impuestos, por lo que en realidad es una manera atractiva de financiar un negocio.

Otro punto a favor de la deuda es su costo fijo, a diferencia del capital privado que tiene un costo variable que tiende a superar el de la deuda.

En materia de administración, al adquirir deuda el emprendedor no está obligado a hacer partícipe al banco de tu proceso de toma de decisiones, ni tiene que rendirle cuentas a nadie sobre la operación.

“Hay que tener cuidado porque la deuda es un gasto continuo que castiga los flujos de efectivo, y que si todo falla puedes encontrarte en problemas; podrías perder tus garantías o no volver a encontrar dinero para tu negocio”, subrayó González Gasque. “Una empresa endeudada difícilmente encontrará buenas oportunidades de financiamiento, incluso vía capital privado”, añadió.

Financiamiento

Obtener financiamiento por parte de ángeles inversionistas o fondos de inversión implica ceder una parte de la compañía a cambio de capital. Sin embargo, el financiamiento privado es el único motor de crecimiento de la compañía, entonces el emprendedor se encontrará con que cada vez es menos dueño del proyecto y eso es algo en lo que la moderación también es importante.

“Nadie quiere un emprendedor diluido que pierda el interés en su compañía”, advirtió González Gasque.

El directivo señaló que dependiendo del perfil de los inversionistas y de la forma de operar el negocio, una inversión puede significar buenas o malas noticias.

En ocasiones el inversionista querrá participar en el negocio y el emprendedor tendrá que consultar las grandes decisiones de la empresa con ellos. En cambio, si la experiencia del inversionista, perspectiva y disponibilidad resultan complementarias con la manera de trabajar de la empresa, entonces la alianza resultará invaluable para el crecimiento de la compañía.

El financiamiento privado implica un voto de fe en el emprendedor. Si el proyecto resulta exitoso, todos saldrán ganando, pero si todo falla, entonces al final todos perdieron y nada se podrá hacer al respecto. Esto contrasta con un préstamo, en donde el banco nunca quiere perder.

No tienes que elegir sólo una

Las fuentes de financiamiento son complementarias y no hay porque casarse sólo con una. De hecho, cuando tu compañía está en proceso de crecimiento, es más rápido y práctico combinar financiamiento de diversas fuentes.

Préstamos de amigos y familiares, fondos gubernamentales de apoyo a emprendedores, ángeles inversionistas, bancos e incluso empleados clave que acepten acciones a cambio de salario, son algunas de las opciones disponibles.

Sin embargo, es importante recordar que la mejor fuente de financiamiento siempre serán las ventas, pues permiten mejorar los flujos de efectivo, rentabilidad y subsistencia a largo plazo.

“Preocúpate por desarrollar tu capacidad comercial rápidamente y empezar a vender, pues tus clientes te van a dar retroalimentación valiosa y con ella podrás mejorar todos tus productos y procesos”, recomendó González Gasque.

Recuerda que siempre es bueno recibir ayuda, ya que levantar el capital necesario para fondear una empresa es una tarea complicada, tanto para emprendedores como para empresarios. Sin embargo, complicado no significa imposible. Tener claridad conocimiento de todas las finanzas, ventas y valuación de tu startup le generará confianza a los inversionistas.

En G2 Consultores, te asesoramos en la determinación de las necesidades de financiamiento de manera personalizada. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación de tu pitch deck y la técnica en la que muestras el potencial de tu startup a los inversionistas.

Call Now Button