Precios bajos: un arma de doble filo

Precios bajos: un arma de doble filo

Una pregunta constante en el mundo del emprendedurismo es ¿Cómo fijo mis precios? Para dar con la cantidad precisa es importante considerar múltiples variables que van desde saber cuánto cobra la competencia hasta los insights que mueven al consumidor a pagar altos costos.

Con base en nuestra experiencia, en G2 Consultores hemos detectado que una práctica recurrente, sobre todo para quienes inician su negocio, es ofrecer sus productos y servicios a menor precio que la competencia. El problema es que lo que en un principio pareció una buena idea puede convertirse en pérdidas para la empresa.

La primera pregunta siempre es: ¿Cuándo se debe cambiar la estrategia de “vender barato”?

  • Cuando uno o más insumos aumenten de precio considerablemente
  • Cuando el volumen de ventas crezca tanto que la empresa no se dé abasto
  • Cuando se inviertan recursos para incrementar el valor agregado de la oferta

La siguiente incógnita del dueño de negocios es: ¿Cómo aumento los precios sin perder clientes?

Cudro

Si ya estás decidido a dejar de vender barato, la recomendación es que te prepares también psicológicamente. De acuerdo con nuestra experiencia como consultores de negocios, sabemos que en cuanto viene un incremento en los precios de determinado producto, los competidores más débiles recurren a bajar sus precios a fin de quedarse con la mayor cantidad de clientes. ¡No caigas en el juego! En el largo plazo la iniciativa resulta contraproducente.

Permite que los especialistas de G2 Consultores te asesoren en el desarrollo de estrategias de negocios efectivas.

 

 

 

About the author

administrator

Call Now Button