¿Por qué una startup debe buscar a un experto?

¿Por qué una startup debe buscar a un experto?

De acuerdo con un estudio realizado por la consultora CB Insights, el 23% de las startups han fracasado por tener un equipo inadecuado. Es decir, para que una startup funcione debe tener las piezas adecuadas en su personal; sin embargo, es muy posible que además necesite la ayuda de gente experta en sectores que los fundadores no dominan.

“Yo puedo decir que soy contador y puedo dominar varios aspectos de ese sector, pero de ahí a que me considere un experto en finanzas, no. Debes dejarte ayudar en los aspectos que alguien más es mejor que tú”, señala Jorge González Gasque, Director General de G2 Consultores -firma especializada en generar estrategias para proyectos emprendedores-.

Las startups deben buscar personas expertas en temas claves, por ejemplo, que ayuden a desarrollar un mejor plan de negocios, a encontrar el nicho de mercado correcto o que ayude a pagar impuestos, entre otros.

¿Cómo reconocer a un experto?

Su trabajo hablará por él, es la única forma, ya que “no nos pondremos a hacerle un examen”. Así que lo que ha hecho, su experiencia y logros serán el mejor currículum para validarlo.

De acuerdo con G2 Consultores, hay seis temas primordiales en los que toda startup debería buscar la ayuda de expertos:

Vender. Saber vender es vital en cualquier sector en el que se desarrolle una empresa. Es una habilidad con la que debe contar un CEO, ya que poder comercializar su producto o servicio es prioridad para captar clientes. 

“La parte de ventas siempre está presente independientemente a qué te dediques, así como la parte de poder conectar con clientes potenciales. Un problema de algunas startups es que se forman con equipos de habilidades muy homogéneas. Por ejemplo, se juntan ingenieros que saben lo mismo y solo se entienden el uno con el otro, pero ¿quién va a conectar con los clientes?”, indica González Gasque.

Operar. En cada etapa de la vida de una empresa, las necesidades de operación en término de todo tipo de recursos son distintas. Como en ocasiones el emprendedor está metido en el día a día de su negocio, le resulta imposible estandarizar los procesos de la operación y hacer la planeación estratégica para hacer frente a las necesidades que demande la startup mientras crece.

Finanzas. Las fases de crecimiento de las startups están planeadas en lapsos de 12 a 18 meses, mismo tiempo en el que el capital debe ser administrado hasta a la nueva ronda de inversión. 

“Debido a que los fundadores muchas veces no tienen experiencia suficiente en el tema financiero, es indispensable buscar ayuda, ya que quedarse sin flujo de efectivo es mortal para una empresa, sin importar cómo esté su balance, porque puedes tener rentabilidad a nivel estado de resultados, pero pérdida a nivel flujo, y si el flujo se acaba la empresa se acaba”, señala el director de G2 Consultores.

Es indispensable hacer planeación financiera conociendo a profundidad los indicadores operativos para anticiparse a aproximadamente 6 meses en términos de flujos de efectivo para las necesidades futuras.

Legal. Los fundamentos legales de una startup pueden parecer triviales debido a que un acta constitutiva o los primeros contratos parecen un trámite que cualquier fundador puede hacer con conocimientos legales básicos; sin embargo, debido a la complejidad tecnológica, de capital y de alianzas que realizan las startups para operar e innovar, crecer con una estructura deficiente puede implicar serios problemas en etapas avanzadas. Además, desde que se empieza a levantar capital de VC, mientras mayor sea el monto, mayores serán los requisitos de estructura corporativa que les serán demandados a través de los due dilligence.

RRHH. En cada etapa de la empresa, las necesidades de talento son distintas y por lo tanto cada vez se necesitará talento en cada área conforme la startup crece. Uno de los grandes ejemplos de esto es cuando al fundador se le pide que deje la dirección general. 

Tecnología. La tecnología es la piedra angular de las startups, es una de sus principales ventajas competitivas; sin embargo, en cada etapa el nivel de expertise requerido es distinto. No es lo mismo -sin importar la complejidad de la tecnología-  crear un MVP para 100 usuarios, que gestionar una plataforma que atienda a un millón de personas. 

Para que una startups siga siendo valiosa en el mercado, su principal activo es su inversión en tecnología e innovación. Por ejemplo, Uber invierte más de 1000 millones de dólares al año en tecnología de autos autónomos porque son el futuro de su modelo de negocios.

Las fundadores de las startups deben estar conscientes de que el expertise de otras personas puede ser la clave para que su empresa se estanque o dé el salto al nivel al que se busca llegar. 

About the author

administrator

Call Now Button