Nociones legales básicas para iniciar tu Startup

Nociones legales básicas para iniciar tu Startup

Como startup  podrás inferir que existen nociones legales básicas para iniciar tu startup, por lo que dedicaremos esta nota a analizar una incógnita común para los emprendedores que tienen la intención de iniciar su negocio y que desconocen cómo hacerlo en virtud de los múltiples tecnicismos que encuentran al momento de constituir su empresa. Considera que este artículo está dirigido a aquellos emprendedores que no tienen más que una idea en su mente y que desean iniciar con el accidentado viaje de materializarla.

Inicialmente, debemos de entender que la constitución de la empresa y, concretamente, el régimen corporativo seleccionado por el emprendedor no debe ser tomado a la ligera, pues de ello dependen aspectos fundamentales para una startup tales como la posibilidad de establecer derechos mínimos tanto para el emprendedor como para los inversionistas (derechos corporativos económicos y políticos), limitándolos y/o ampliándolos para ajustarlos a las necesidades de la compañía, sus inversionistas y empleados, de ser el caso.

¿Qué régimen corporativo elegir?

Es importante señalar que la Ley General de Sociedades Mercantiles (LGSM) es el instrumento legal que funciona como marco general para la creación de los tipos habituales de compañías previstas en el ordenamiento jurídico vigente.

La norma en cuestión regula siete regímenes corporativos distintos, sin embargo, aunque no son los únicos que existen en el ordenamiento jurídico mexicano, vale la pena referirnos exclusivamente y de manera general a la Sociedad por Acciones Simplificada, a la Sociedad de Responsabilidad Limitada y a la Sociedad Anónima, en ese orden.

(i) La Sociedad por Acciones Simplificada fue creada precisamente para que emprender fuera posible toda vez que la creación y el manejo de esta clase de compañías es sencillo, automatizado y muy económico. Constituir una Sociedad por Acciones Simplificada puede hacerse a través de internet y sin la necesidad de incurrir en gastos. Asimismo, es el único régimen corporativo que permite crear una persona moral con sólo un (01) accionista lo que puede facilitar el inicio de las operaciones del emprendedor. Este tipo de compañías tienen personalidad jurídica propia, lo que significa que la compañía puede adquirir derechos y obligaciones, por una parte; y, por la otra, que puede tener un patrimonio propio, separado del patrimonio de sus accionistas, motivo por el cual la responsabilidad de unos y otros es separada.

(ii) Con relación a la Sociedad de Responsabilidad Limitada, hemos decidido tratarla sólo porque es habitual que los emprendedores sean seducidos por la característica que se infiere de su nombre, es decir, la “limitación de la responsabilidad”; sin embargo, es necesario indicar que tal “limitación de responsabilidad” es un elemento que comparten también los otros regímenes corporativos analizados en este artículo. En ese sentido, creemos que este régimen corporativo no ofrece ulteriores beneficios a los emprendedores pues, por el contrario, prevé una estructura rígida y limitada.

(iii) Por último, la Sociedad Anónima se planta como un régimen corporativo flexible que permite al emprendedor la ejecución de sus actividades a través de una estructura idónea que coadyuva con los objetivos de crecimiento acelerado de la Startup. Ahora bien, la Ley del Mercado de Valores introdujo a la Sociedad Anónima Promotora de Inversión como una especie de aquel género, ampliando la flexibilidad que la estructura original otorgaba al emprendedor, convirtiéndola así en el régimen corporativo más empleado por las startups mexicanas. La flexibilidad a la que hacemos referencia permite ajustar el régimen corporativo de la startup a los estándares del Venture Capital pues se prioriza la voluntad de las partes, haciendo posible celebrar acuerdos para regular situaciones que no podían ser reguladas en otros regímenes corporativos.

Conclusión.

A lo largo del tiempo, hemos observado que el régimen corporativo de las Sociedades Anónimas Promotoras de Inversión ofrece garantías suficientes al emprendedor en la operación del negocio, por una parte; y, por la otra, ofrece suficientes garantías a los inversionistas para la protección de sus inversiones, otorgándoles derechos minoritarios.

Sin perjuicio de lo anterior, la constitución de una Sociedad Anónima Promotora de Inversión puede conllevar al gasto de una cantidad de dinero que quizás no esté disponible para el emprendedor o que éste deba utilizar en el desarrollo inicial del negocio, donde cada centavo cuenta. En este último escenario, consideramos que el emprendedor puede valerse de los beneficios de una Sociedad por Acciones Simplificada para iniciar formalmente su negocio, otorgando cierto grado de certeza a los primeros inversionistas del proyecto (Ángeles Inversionistas), para luego, conforme con el crecimiento del negocio, transformarse en una Sociedad Anónima Promotora de Inversión y así gozar de todas las bondades que tal régimen corporativo ofrece. Por el contrario, si el gasto de constitución de una Sociedad Anónima Promotora de Inversión no significa un problema para ti, te recomendamos que sea ese el régimen corporativo que adoptes de inicio pues, como emprendedor, te hará la vida más sencilla.

Te sugerimos acercarte a alguien especializado en compañías como las startups, ya que su  naturaleza es muy diferente a las pymes. Si necesitas ayuda, acércate con nosotros y ¡contáctanos!

About the author

administrator

Call Now Button