Blog Left

Una oferta difícil de rechazar para tus consumidores

Una de las características que comparten los emprendedores es la imaginación. Cuando se trata de idear el producto o servicios perfectos nada los detiene; sin embargo, esta cualidad puede convertirse en un arma de doble filo. El motivo: porque pasan por alto lo que el cliente quiere. Podrá parecer el producto más innovador pero ¿realmente llamará la atención del prospecto? ¿Qué está dispuesto el cliente a hacer para comprarlo? Y ¿pagará por él?

Si bien es cierto que no existe una fórmula mágica para garantizar el éxito de un producto o servicio, también lo es que sí hay “caminos” que ayudan a evitar un fracaso rotundo. Partamos de un principio básico: conoce a tu mercado. ¿Y eso cómo se hace? Volviendo a lo básico y, sin duda, lo más cercano a esto son los cinco sentidos.

  • OBSERVA. Evita amargos recuerdos en tu vida de emprendedor y observa a tu alrededor. Aprende de tu consumidor viéndolo, estudiándolo, analizando qué hace, cómo lo hace y por qué hace lo que hace.
  • ESCUCHA. Seguramente existen productos similares al tuyo y, por tanto, los consumidores ya tienen una opinión sobre la competencia. Escucha qué dicen de bueno y de malo de ellos y aprende en carne ajena.
  • SIENTE. No importa si vas a ahorrarte unos centavos: no uses materia prima que tú mismo no aceptarías. Toca, siente, pasea por la textura de tu producto y enamórate de él. Jamás pongas tus ganancias antes que a tu consumidor.
  • OLFATEA. Presta atención a esas pequeñas alertas que pueden cambiar el rumbo de tu producto –sean agradables señales de éxito o desagradables pruebas de fracaso–. Da un gran respiro y adapta tu producto al entorno.
  • PRUEBA. Agrega, añade y repara sobre la marcha. Debes ser flexible con tu producto y tener la mente abierta a realizar pequeños o descomunales cambios en el proceso. No es ensayo y error, es supervivencia.

Conocer a quién va dirigido tu producto o servicio, reconocer sus hábitos de consumo, analizar a fonda a la competencia y encontrar los canales correctos de comercialización es una labor que como emprendedor no debes ni pasar por alto ni suponer. ¡Apóyate en los especialistas en emprendedurismo y asegura tu camino hacia el éxito!

Diversificando productos y mercados

En el día a día del mundo emprendedor se escucha recurrentemente la palabra “innovación”. Desde el producto o servicio a vender hasta la experiencia de compra y post venta, todos los componentes deben ser innovadores. Sin embargo, ¿cómo saber si una estrategia de innovación es la indicada para hacer crecer las ventas?

Si hacemos memoria, seguro recordaremos productos y servicios que no sobrevivieron seis meses a la venta. Esto, desde luego, representa importantes pérdidas para las compañías; el problema es que una start up no puede darse el lujo de perder así como así. La buena noticia es que existe una herramienta de análisis estratégico capaz de aminorar el factor de riesgo: la matriz de Asnoff.

La matriz de Asnoff se compone de cuatro cuadrantes que, combinados, arrojan información vital acerca de las cuatro estrategias a emprender si de innovar en determinados mercados se trata.

 

Sin título

 

Estrategia de penetración de mercados. Resulta perfecta para quienes buscan ganar participación con un producto que ya está comercializando en un mercado que ya conoce.

Estrategia de desarrollo de productos. Consiste en lanzar nuevos productos en mercados en los que la empresa ya está operando.

Estrategia de diversificación. Ideal para los que ya probaron las dos estrategias anteriores y quieren crecer el negocio a través de la introducción de sus productos en nuevos mercados.

Estrategia de desarrollo de mercados. Recomendada para las compañías fortalecidas pues es de las iniciativas más arriesgadas. El objetivo es abrirse paso en nuevos mercados apoyado en nuevos productos.

Este tipo de herramientas ayuda también a los emprendedores a interesarse más por conocer a fondo su oferta, a sus clientes y prospectos y a los mercados a los que quiere llegar. No obstante, es importante también contar con la asesoría de especialistas en Marketing, Negocios y desarrollo de nuevos productos a fin de evitar fracasos o errores irreparables. Si quieres saber más acerca de cómo aprovechar a fondo una matriz de Asnoff y otros sistemas de análisis de mercado para tener una exitosa estrategia empresarial, ¡acércate a nosotros!

 

 

 

 

 

Compensa y vencerás

Como emprendedores, sabemos que llega ese punto donde todo se resume a una sola palabra: DINERO. Los gastos fijos no se negocian y hay que calcular cuánto puedes soportar sin ganancias mientras alcanzas el punto de equilibrio. Y si al principio la idea era la que te quitaba el sueño, una vez al frente de la empresa el capital será el responsable de tu insomnio.

Por esta razón, es lógico que pensar en un “Programa de desempeño y compensación” resulta impensable dentro de un formato start-up. Sin embargo, hay que irse con cuidado porque podría ocurrir que por cuidar el dinero perdieras algo aún más valioso: tu personal.

De acuerdo con la reclutadora Hay Group, en promedio, cuesta el equivalente a seis meses de sueldo reemplazar una persona que abandona la organización. Pero, ¿qué busca el talento? En México, según Page Personnel, un seguro de gastos médicos, fondo de ahorro y vales de despensa y/o gasolina. También valora una buena calidad de vida y flexibilidad ante una emergencia.

 

-Tiempo de calidad. Vivimos una época donde el tiempo es una moneda de cambio; quizá, la más valiosa de todas. Aprovecha que la tecnología permite el trabajo remoto y diseña un calendario de actividades que les permita trabajar desde casa un día a la semana.

-Empleados sanos y sonrientes. En lugar de pensar en sueldos incosteables, qué tal ofrecerle a tu equipo un incentivo como un seguro de gastos médicos mayores o un plan dental. O tal vez una inscripción al gimnasio del barrio o hasta una comida cada fin de mes podría volverlos fieles a su trabajo.

-Reconocimiento. El mensaje de “Valoro tu trabajo” puedes transmitirlo a todo tu personal de muchas maneras creativas, como un nombramiento de “Empleado del mes”, boletos al cine (con combo incluido) o salidas temprano un viernes.

Una empresa pequeña no necesita quedarse en bancarrota por consentir a sus empleados; es simplemente una tarea de entender la naturaleza humana y saber que la felicidad no está hecha de diamantes, sino en los detalles.

 

Compensaciones en grande

Dentro del universo de las Pymes existen algunos instrumentos de compensación más robustos.

  • Stock options. Derecho que concede la empresa a sus colaboradores a comprar un cierto número de acciones de la misma a un determinado precio (precio de ejercicio) y durante un período de tiempo.
  • Acciones. Son una forma de retribución a directivos y empleados clave. Este modelo es ideal para empresas que cotizan en un mercado de valores o que desean emitir acciones en un mercado regulado.

Compensar al talento es bueno; pero debes tener cuidado pues un mal cálculo. Incluso un “inofensivo” 15 % más de lo necesario puede tener un enorme impacto en el presupuesto total asignado a remuneración
.

CANVAS: el GPS de tu negocio

Primer acto: está frente a ti el automóvil de tus sueños.

Segundo acto: lo conduces a toda velocidad –la adrenalina, el viento en tu rostro y la emoción de hacer algo que nadie más haría–.

Tercer acto: ¿A dónde te diriges?

Más allá de esa grandiosa idea de negocio, para todos los emprendedores, empezar puede ser un gran reto, ante el cuál pueden sentirse un poco perdidos. Muy en el fondo, saben  que en sus manos hay una idea llena de valor, una idea ganadora, una idea que cambiará la historia de los negocios… pero no todos saben bien por dónde empezar y cómo plasmar ese valor.

Si tu compañía opera en un garage o en una oficina, ya tienes lo necesario para empezar a orientarte: una pared. Luego, consigue un block de notas auto-adhesivas podrás descubrir las bondades del modelo de negocio denominado CANVAS que permite ver y moldear en un solo plano –dividido en nueve puntos– el modelo de negocio.

¿Cómo diseñar un CANVAS?

Divide tu pared como lo indica la imagen y comienza a escribir todo lo que responda a cada caso.

gráfico

  1. Tus clientes. Define si le venderás a todos, a algunos, a algunos pocos conocedores.
  2. Propuesta de Valor. Responde por qué tu empresa es mejor que las ya conocidas.
  3. Canales de distribución y comercialización. Cómo llegar con mayor efectividad al cliente.
  4. Relación con el cliente. Define tu “coqueteo” con el cliente. ¿Cara a cara? ¿Que se sirva él mismo? ¿De lejos? ¿Hasta su puerta?
  5. Fuentes de ingreso. Calcula cuánto y cómo crees que tus clientes estarían dispuestos a pagar por tus servicios.
  6. Recursos clave. Qué necesitas para agregarle valor a tu servicio (económico, humano, etcétera)
  7. Actividades clave. Qué tienes que hacer para agregar valor a tu empresa.
  8. Sociedades clave. Con quiénes debes juntarte para que tus clientes te conozcan y se enamoren aún más de tu empresa.
  9. Estructura de Costos. Cuánto vas a invertir/gastar para conseguir la atención y lealtad de tus clientes.

Hacer lo anterior implica analizar detalladamente nuestro negocio y sus principales componentes, para poder DEFINIR nuestro modelo de negocio. Recuerda que, como emprendedor, tienes un sueño; pero como empresario, debes dejar de soñar y poner manos a la obra.

Haz una planeación efectiva, observa el big picture, toma decisiones ¡y prepárate para triunfar!

 

 

Call Now Button