Tag Archive G2

Relaciones Públicas, ¿cómo medir el retorno de mi inversión?

Relaciones Públicas, ¿cómo medir el retorno de mi inversión?

Implementar estrategias de relaciones públicas ha sido durante mucho tiempo un tema de debate para las empresas. Algunos la consideran una inversión invaluable, mientras que otros la ven como una pérdida de tiempo y recursos, ya que no ven el valor tangible de su impacto y consideran que no hay forma de conocer el retorno sobre la inversión.

En G2 Consultores consideramos que las relaciones públicas son una inversión estratégica que puede generar beneficios a largo plazo para una empresa. Aquí hay algunas razones por las que son consideradas una inversión valiosa:

 

  • Construcción de reputación:

    Pueden ayudar a construir y mantener una imagen positiva de la empresa ante sus diversos públicos, incluidos clientes, inversionistas, empleados y la comunidad en general. Una sólida reputación puede aumentar la confianza en la marca y mejorar las relaciones con los stakeholders.

 

  • Generación de confianza y credibilidad:

    A través de la difusión de mensajes basados en una estrategia de contenido sólida, las empresas pueden lograr un posicionamiento como expertos en su materia, lo cual ayuda a establecer la confianza y la credibilidad en su industria y con sus clientes.

 

  • Gestión de crisis:

    Las relaciones públicas desempeñan un papel crucial en la gestión de crisis. Una estrategia de relaciones públicas bien diseñada puede ayudar a una empresa a manejar situaciones difíciles de manera efectiva, minimizando el daño a su reputación y protegiendo su imagen pública.

 

  • Promoción de productos y servicios:

    Son una herramienta efectiva para promover productos y servicios de manera que no parezca invasiva o excesivamente promocional. A través de comunicados de prensa, eventos y colaboraciones con aliados estratégicos, las empresas pueden generar interés y ventas de forma orgánica. Son especialmente efectivas cuando se trata de anunciar un nuevo producto o servicio, alianza estratégica o incluso para hablar de clientes nuevos.

¿Cómo medir el retorno de inversión en Relaciones Públicas?

 

Este tema es una inquietud muy valida que tienen los emprendedores, que constantemente están buscando optimizar el uso de los recursos de sus empresas. Sin embargo, sí existen formas para tangibilizar esta inversión:

 

  • Menciones de prensa orgánicas:

    Una vez que se envía contenido relevante a medios de comunicación, generado por la estrategia de relaciones públicas, se pueden monitorear las menciones por parte de medios de comunicación relevantes, y analizar su alcance. Comparando el costo de hacer un anuncio publicitario en cualquier medio especializado o con alcance nacional, con el de la implementación de la estrategia de relaciones públicas, será evidente que este último es muchísimo menor.

 

  • Tráfico generado a la página web:

    Cuando se consiguen menciones de prensa en medios de comunicación digitales, se puede establecer una estrategia de link building, y medir el tráfico generado por estos medios al sitio web de la empresa. Este tráfico en ese momento entra al funnel de ventas, donde puede medirse su efectividad.

 

  • Mejora en el dominio de autoridad del sitio web:

    Los sitios web de los medios de comunicación que son target para la empresa comunmente van a tener un dominio de autoridad mayor al propio. Cuando estos generan tráfico a otros sitios web, contribuyen a mejorar su dominio de autoridad, y por lo tanto, su posicionamiento orgánico en buscadores.

 

  • Leads generados a través de relaciones públicas:

    En el proceso de ventas, se puede incluir una pregunta para cada lead que llega al funnel. ¿Cómo te enteraste de nosotros? De esta forma se pueden identificar los leads que conocieron a la empresa por alguna de las estrategias de relaciones públicas. Al cierre de estos leads, se puede medir el retorno de la estrategia.

 

Si se ejecutan de manera efectiva, las relaciones públicas pueden ofrecer una serie de beneficios tangibles que justifican su inversión. Sin embargo, es importante reconocer que esta estrategia no representa una solución rápida ni una garantía de éxito instantáneo. Requieren tiempo, esfuerzo y un enfoque estratégico para maximizar su impacto. En última instancia, la decisión de invertir en relaciones públicas debe basarse en los objetivos y recursos únicos de cada empresa, así como en una comprensión clara de cómo las pueden contribuir a sus metas comerciales a largo plazo.

Acércate a G2 Consultores para construir e implementar tu estrategia de relaciones públicas.

Cómo desarrollar tu estrategia de pivoteo.

Hace unas semanas hablamos de por qué el pivoteo es una parte esencial en la estrategia de las startups y cuáles son los mejores momentos para implementarla. Así que hoy hablaremos de cuáles son los pasos en una estrategia de pivoteo y las mejores prácticas para maximizar su impacto.

Los 7 pasos para llevar a cabo una estrategia de pivoteo.

Implementar una estrategia de pivoteo puede involucrar una o varias áreas estratégicas del negocio, por lo que seguir los siguientes pasos te ayudará a mantener una estrategia objetiva y limitar sus alcances a las áreas que necesitan cambio:

  1. Análisis de la información: Una vez que se identifican síntomas de mal desempeño en el negocio, es importante tener a la mano información interna actualizada sobre los KPIs (indicadores claves de desempeño, por sus siglas en inglés) de cada área del negocio, así como insights del mercado, los clientes y la competencia. Esta información puede adquirirse a través de:
    1. Seguimiento puntual de los KPIs de la empresa en todas sus áreas.
    2. Investigaciones de las tendencias de mercado y la entrada de nuevos productos.
    3. Encuestas a clientes que cubran sus necesidades y su satisfacción actual.
    4. Benchmark de la oferta, posicionamiento y propuesta de valor de la competencia.
  2. Diagnóstico: Es necesario encontrar compatibilidad entre los KPIs y la oferta de la empresa contra el desempeño de los competidores y las necesidades actuales de los clientes. Esto permitirá identificar cuáles son los puntos de la empresa que tienen un buen desempeño y cuáles tienen áreas de oportunidad. Por ejemplo, un competidor puede haber introducido recientemente un producto que atiende mejor las necesidades actuales de los clientes, lo cual explicaría un alza en el churn rate de tu empresa.
  3. Diseño del plan de acción y sus implicaciones: Se deben definir las métricas específicas que se buscarán mejorar, así como las acciones concretas que las diferentes áreas del negocio implementarán para realizar el cambio. Esto siempre conlleva implicaciones para las áreas involucradas, por ejemplo:
    1. La implementación de un nuevo proceso que reduzca los costos implicaría cambios en la organización del equipo o la adquisición de nuevo personal.
    2. Los cambios en la estrategia de producto y precio conllevan notificar y atender las dudas de los clientes actuales.
    3. Un cambio en los canales de venta podría implicar la búsqueda de nuevos aliados comerciales o un incremento en los costos.
  4. Testeo de la estrategia: La estrategia debe ponerse a prueba de forma controlada, es decir, probarla en solo un grupo de clientes, con un canal o con un solo equipo. Esto permitirá dar un seguimiento puntual a las métricas que se esperan mejorar.
  5. Evaluación y reiteración: El testeo de la estrategia debe evaluarse conforme a las métricas establecidas y recibir retroalimentación de las personas involucradas. Es muy probable que los resultados esperados no ocurran en la primera prueba, por lo que necesitarás agilidad para perfeccionar tu nueva estrategia y reiterarla varias veces.
  6. Implementación general: Una vez que hayas logrado los objetivos en la prueba, será momento de implementarlo en toda la empresa. Para esto, es indispensable mantener una comunicación muy cercana con los equipos, los clientes y con todos los involucrados para procurar que la transición sea lo más eficiente posible.
  7. Monitoreo y seguimiento: Una vez implementado, se tiene que dar un seguimiento puntual a las métricas y a los resultados esperados. Es muy probable que la estrategia requiera de algunas iteraciones adicionales, por lo que será muy importante la generación y el seguimiento a la información.

Las mejores prácticas para la implementación de una estrategia de pivoteo

A pesar de que pueden estar implícitas como parte del proceso de realizar una estrategia de pivoteo, es importante no olvidar estos siguientes tips:

  • Lo más fundamental es no perder la visión general ni el propósito de la empresa. Puede que la estrategia te lleve a probar un nuevo producto, introducir un nuevo canal o incluso a cambiar tu segmento de clientes, sin embargo, el propósito y el dónde quiere llegar la organización en el largo plazo deben seguir siendo su motor.
  • Generar un cambio relevante requiere del involucramiento total de todos los equipos de las áreas involucradas en la estrategia, desde los puestos operativos hasta las gerencias y posiciones de liderazgo. De hecho, los puestos operativos pueden llegar a tener una comprensión de los procesos o de los clientes que puede aportar mucho valor a las etapas de diseñar el plan de acción y testearlo.
  • Dado que muchas personas estarán involucradas en la implementación de la estrategia, una comunicación efectiva será indispensable para poder proponer, probar y dar seguimiento a todos los pasos. Es importante que se cuenten con los espacios y los canales para discutir soluciones y compartir resultados.
  • Finalmente, es muy probable que la estrategia requiera de múltiples iteraciones y cambios, por lo que el equipo debe ser capaz de ser flexible y adaptarse a un ritmo de trabajo dinámico.

Implementar una estrategia de pivoteo puede traer múltiples beneficios a cualquier negocio, más allá de enfrentar una etapa de crisis. Si necesitas ayuda en el desarrollo de una estrategia de pivoteo, acércate a G2 Consultores. Somos expertos en crear la estrategia que tu negocio necesita. ¡Contáctanos!

Pivotear: ¿Por qué es tan esencial dentro de los startups?

Pivotear: ¿Por qué es tan esencial dentro de los startups?

Todas las startups nacen de una idea. Los emprendedores que han creado algunas de las compañías más relevantes de los últimos años comenzaron pensando en cómo resolver un problema o atender una necesidad, llegando a crear soluciones que trajeron cambios significativos en sus mercados o industrias.

Sin embargo, el camino para llegar a estas soluciones no es tan simple. Empresas como Slack, Netflix o YouTube, tuvieron que pasar por múltiples cambios antes de convertirse en lo que son hoy en día. Todas las empresas mencionadas vivieron un proceso de evolución importante: Slack solo era la función de mensajería dentro de un videojuego, Netflix rentaba películas físicas y YouTube comenzó como un sitio de citas online.

Estos cambios en el modelo de negocios se dan a través de un proceso muy común en las startups: pivotear o pivot. Esto consiste en cambiar la estrategia de negocio para adaptarse a cambios en su industria, preferencias de sus clientes, o cualquier otro factor que afecte su rentabilidad. Es en esencia un proceso donde la empresa transforma retroalimentación directa o indirecta en un cambio en su modelo de negocios.

¿Por qué es importante una estrategia de pivoteo?

Las startups y negocios en general operan en mercados que están en constante evolución. Las preferencias y hábitos del consumidor se transforman y las condiciones alrededor de la operación, tal como los avances tecnológicos, factores macroeconómicos y competitivos también. “La capacidad de adaptación de la estrategia y modelo de negocio es clave en los emprendedores, ya que incrementa su probabilidad de tener éxito en ecosistemas cambiantes y ante situaciones que inevitablemente van surgiendo a lo largo del camino” comenta Jorge González Gasque, socio director en G2 Consultores.

De acuerdo con un estudio publicado por McKinsey en 2023, más del 62% de las startups ha realizado alguna estrategia de pivoteo. Dentro de los aspectos estratégicos más comunes para hacer un pivot, están la geografía (62%), el producto (74%), los canales (80%) y los segmentos de clientes (87%).

¿Cuándo se debe realizar una estrategia de pivoteo?

Identificar el momento adecuado para hacer un pivot en tu emprendimiento no es fácil, por lo que en G2 te presentamos algunas situaciones que podrían ayudarte a tomar la decisión:

1.Un aspecto de tu producto o servicio destaca considerablemente

A veces existe un aspecto en particular de tu producto, servicio o modelo de negocio que está funcionando mucho mejor que otros. Esto puede indicar que al pivotear el modelo de negocio alrededor de esto, se podría generar mucho mayor impacto y eficiencia en el uso de recursos.

2. El negocio no parece ser viable financieramente

“Emprender siempre tiene un componente personal. La startup es el bebé del emprendedor y algunas veces, esto nubla su visión. Pero a veces, cuando todos los números te dicen que algo no está funcionando, hay que ponerse lentes de objetividad y tomar decisiones basadas en datos” afirma González Gasque.

3. El mercado no respondió de la forma en que habías anticipado

Esta situación puede manifestarse por distintas razones: tal vez la estrategia de comunicación falló, no se dimensionó la problemática del mercado o simplemente los clientes no están dispuestos a pagar por el producto o servicio. Cualquiera de estas razones es causa suficiente para realizar un pivot en la estrategia de go to market.

4. La competencia constantemente te está superando

El entorno emprendedor es sumamente competitivo. Si estás en una situación donde la competencia siempre se queda con los clientes o te están empujando a atender solo un nicho de mercado, puede ser tiempo de pivotear. Cuando se trata de competencia, la clave está en buscar un diferenciador importante como parte de la estrategia. Esto puede implicar una estrategia de pivot más fundamental, implicando cambios en el producto, segmento meta o estrategia de ventas.

Estas situaciones indican que aspectos fundamentales del modelo de negocios, como el producto, canales de comunicación, canales de distribución o segmento de clientes, no están funcionando de la manera en que fueron conceptualizadas en el diseño inicial de la estrategia.

Más adelante entraremos en detalle en el proceso que debes llevar a cabo para hacer un pivot exitoso en tu startup.

Si crees que necesitas ayuda en este proceso, acércate a G2 Consultores, te podemos guiar para llevar a cabo el cambio a la estrategia que tu modelo de negocios requiere. ¡Contáctanos!

¿Cuándo es útil la tercerización?

También llamado outsoursing, este fenómeno mercantil se ha vuelto cada vez más relevante en los planes de negocio de las empresas, y es que, es bien sabido que ninguna empresa puede realizar al 100% todas sus actividades de manera efectiva. Por lo tanto, tercerizar puede ser la mejor opción para tu negocio.

Quedemos claros, cuando hablamos de tercerización nos referimos al proceso en el cual una empresa identifica una porción de su proceso de negocio que podría ser desempeñada más eficientemente por otra empresa, la cual es contratada para atender aquellas necesidades que tu organización no puede cubrir del todo. El outsourcing te permite liberar a tu negocio de una tarea que estaba realizando a medias, y por lo tanto, reunir esos esfuerzos fugaces en tu función y objetivos más importantes.

Sin embargo, es importante que como empresario aprendas a distinguir cuándo es útil la tercerización y cuándo no, ya que el no tenerlo claro representará un gasto más y no conseguirás –realmente– solucionar nada. Por eso a continuación te presentamos algunos puntos que debes tomar en cuenta al momento de considerar optar por el outsourcing:

 

  • Necesitas gente para desempeñar una tarea pero no tienes los recursos suficientes para contratarlos de manera permanente. Esto es más común de lo que parece. Muchas veces, cuando una empresa está en pleno crecimiento recurre a la tercerización para que no aumente la nómina y pueda destinar cierta parte del capital a la reinversión.
  • Tu trabajo diario está aumentando y desvías la atención de ciertas tareas por enfocarte en otras. Tal vez está sea la forma “tradicional” de contratar los servicios de outsourcing. No lo olvides, como mencionamos con anterioridad, lo importante es que optimices las tareas de tu negocio. Si representa o genera un valor agregado, significa que no lo necesitas.
  • Cuando no compartes actividades (co-activities) con otras áreas de la empresa. Puede resultar nefasto juntar el servicio de outsourcig con algún área de tu negocio con la finalidad de que los dos realicen la misma tarea.
  • Cuando eres capaz de dectar que existen habilidades o tecnologías especiales y tu no cuentas con ellas. Reconocer que no lo puedes hacer todo y que no lo sabes todo, te ayudará a detectar aquellos puntos donde hace falta que alguien con un mayor expertise, los resuelva.

 

En G2 Consultores contamos con las estrategias adecuadas que te permitirán identificar cuándo debes recurrir a terceros para que realicen el trabajo.

 

 

 

Call Now Button