Tag Archive scale up

Cómo pasar de emprendedor a director general

Puede ser que tuviste las habilidades para emprender un negocio, conseguir financiamiento y desarrollar tu producto mínimo viable (MVP). Ahora que todo va bien, ¿tienes lo que se necesita para llevar a la empresa al siguiente nivel?. Para escalar un negocio exitosamente es importante tener claro que las habilidades necesarias para ser un emprendedor son completamente diferentes a las necesarias para convertirte en un empresario o director general. A veces los emprendedores trabajan más con el corazón que con la cabeza, lo que los lleva en principio a convertir una idea genial en un negocio, pero eventualmente también a cometer algunas equivocaciones en su gestión. Sigue leyendo

4 razones por las que tu empresa no vende lo suficiente

Un 75% de las empresas mexicanas cierran a los dos años de su creación, de acuerdo con un estudio realizado por el Instituto del Fracaso, y el 65% de aquellas que fracasan lo hacen por no tener los ingresos suficientes.

Un saludable flujo de ventas, de la mano de una adecuada administración, son una de las mejores rutas para evitar este problema mortal que aqueja a muchas empresas. Sin embargo, a veces los emprendedores no están listos para una buena ejecución comercial y creen que el enfoque al producto es suficiente para sacar adelante la empresa.

No importa qué tan innovador sea el producto, su tecnología o cuánto desarrollo hubo detrás, si no se logra que los clientes paguen dinero por lo que vendemos, tarde o temprano habremos de desaparecer. Es básico para cualquier negocio contar con una estrategia comercial sólida que, a partir de entender las necesidades de sus consumidores, plantee lo que habrá de hacerse en términos de productos, precios, canales, comunicación, posicionamiento de marca y generación de demanda, entre muchos aspectos.

Para ello, es importante identificar cuáles son los problemas de venta a los que se enfrenta la empresa. En busca de apoyar a las empresas emergentes, la consultora especializada en startups G2 Consultores se dio a la tarea de recopilar cuatro de las razones por las que una empresa no vende lo suficiente:

1. El producto es malo

Una situación frecuente entre los emprendedores, sobre todo aquellos con formación de programadores, ocurre cuando diseñan un producto y lo desarrollan hasta el final, pero al momento de lanzarlo se dan cuenta que no es lo que el mercado necesita. Si tiene limitaciones, los clientes no lo entienden, o no hace lo que se espera que haga entonces se trata de una idea mal ejecutada y nadie comprará el producto, o lo desechará eventualmente.

Piensa, por ejemplo, en un e-commerce: Si los productos no llegan a tiempo, llegan en mal estado y existe un mal servicio al cliente, entonces desde la perspectiva del cliente no hará sentido volver a utilizar el servicio. Incluso a pesar de que haya sido desarrollado con la más alta tecnología.

Para que un producto o servicio se venda es importante que sea diseñado para atacar una necesidad específica en el mercado. En este sentido, validarlo con los consumidores es la única manera de asegurarse de que será bien recibido.

2. No salen a vender

Algunos emprendedores están tan enfocados en desarrollar un buen producto que nunca salen a explorar su mercado o lo hacen demasiado tarde, pensando que su producto se venderá solo. La realidad es que, por bueno que sea un producto, siempre es necesario tener un plan de comercialización.

“Muchos emprendedores piensan que dedicar recursos al área de ventas no es prioritario, cuando en realidad lo que deberían estar haciendo es salir, vender, probar su producto modificar, salir y vender más”, señaló Jorge González Gasque, director de G2 Consultores. “No están invirtiendo lo suficiente en una fuerza comercial, se gastan tres pesos en marketing y esperan que los clientes los llamen y eso no va a suceder”, agregó.

El directivo acotó que incluso si el emprendedor desarrolla la habilidad para vender, por muy bueno que llegue a ser, eventualmente se volverá imposible escalar la empresa sin una fuerza de ventas efectiva. Es necesario conseguir buenos vendedores y desarrollarlos, pues sólo así el negocio podrá continuar su crecimiento.

3. Querer hacer todo para todos

Un mito entre los emprendedores es querer encontrar el producto ideal para todos, una solución y una estrategia de ventas que funcione para todos los clientes por igual. O, por el contrario, las empresas buscan ofrecer una serie de productos diferentes a muchos tipos de clientes en busca de acaparar diferentes mercados. Lo que termina por suceder es que no se complace a nadie.

Es importante entender que los productos se crean para satisfacer necesidades puntuales de mercados específicos, lo que permite que las respectivas estrategias comerciales sean viables.

“Hay gente que tiene cinco tipos de clientes pero una sola marca y una sola estrategia comercial para atraer a todos esos tipos diferentes de clientes y el resultado es pobre, no existe ahí un retorno sobre la inversión en marketing”, subrayó González Gasque.

4. Venderle a los clientes incorrectos

No basta con vender, sino que es tu deber venderle a los mejores clientes posibles para tu negocio. Un error muy frecuente en este aspecto es venderle a la clientela equivocada. Puede que hayas encontrado un nicho que te procure ciertas ventas, pero si existe otro mercado que está comprando más y no estás atendiendo lo suficiente, entonces se trata de una oportunidad perdida.

“Necesitas una estrategia que te permita llegar a tus diferentes tipos de clientes, con tácticas diferenciadas para tener un costo de adquisición efectivo”, apuntó González Gasque.

Otro factor a tomar en cuenta respecto a los clientes es su valor por tiempo de vida, que se refiere al valor que le entrega un cliente a la compañía durante su relación con ella. Considera que para tu empresa genera más valor al retener a clientes de calidad que el estar constantemente atrayendo clientes que no regresan después de la primera compra.

Una solución a esto es identificar las necesidades de los clientes que han comprado recurrentemente, es decir, a los que quieres para tu empresa, y tomarte el tiempo conocerlos y entender lo que quieren, para así diseñar una estrategia pensada específicamente para ellos.

Las ventas son a menudo el talón de Aquiles de los negocios, y las estadísticas muestran que son una de las principales razones por las que quiebran los nuevos negocios. Es por esto que se les debe prestar especial atención al área comercial, sobre todo si se trata de una empresa nueva o con directivos sin mucha experiencia en el área de ventas.

Por último, es importante recordar que ninguna persona nace sabiendo todo lo necesario para dirigir una empresa exitosamente, y que mucho depende de una correcta ejecución, por lo que si existen problemas en tu área comercial, es una buena idea consultar a expertos en el tema.

Recuerda que siempre es bueno recibir ayuda, ya que levantar el capital necesario para fondear una empresa es una tarea complicada, tanto para emprendedores como para empresarios. Sin embargo, complicado no significa imposible. Tener claridad conocimiento de todas las finanzas, ventas y valuación de tu startup le generará confianza a los inversionistas.

En G2 Consultores, te asesoramos en la determinación de las necesidades de financiamiento de manera personalizada, te apoyamos en la creación de tu pitch deck y la técnica en la que muestras el potencial de tu startup a los inversionistas. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte.

¿Qué es la dirección solar y cómo evitarla?

Para convertirte en un empresario una vez que ya eres un emprendedor consolidado, será necesario dejar de funcionar como un “apagafuegos” y entender la importancia de estructurar tu compañía. Para ello tendrás que identificar los elementos indispensables de esta labor, como la asignación de objetivos y el seguimiento de los procesos.

Con el impulso del emprendedor que las creó, las empresas evolucionan en torno a la toma de decisiones de su líder y con mucha frecuencia caen en el paradigma de la dirección solar. Una dirección solar se caracteriza porque toda la responsabilidad recae en una sola persona, generalmente el director, quien carga con el peso de hacerse cargo de las compras, ventas, reclutamiento de personal, entre otros, creando una dependencia dañina para la organización.

El emprendedor se convierte, pues, en el astro rey que todo ilumina y, en su ausencia, ninguna actividad productiva puede llevarse a cabo. Todas las decisiones pasan por el líder y los empleados hacen bien en preguntarle todo, pues tomar la iniciativa puede ser “nocivo para la salud”, pues están tomando el riesgo de que la decisión sea contraria a la que hubiera emanado del líder.

“Cuando no existe claridad en la separación de funciones, en la asignación de responsabilidades o nadie sabe qué le toca hacer ni qué debe entregar, caemos en un problema de inmovilidad, de duplicidad de funciones y de interferencia de puestos”, comentó al respecto Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores. “Hay encargos, no responsabilidades y vemos una reducción de la capacidad de respuesta de la organización”, agregó.

¿La solución? Dar paso a una operación estructurada y bien planeada que permita a la empresa operar con mayor autonomía, facilitando que cada área cuente con los elementos necesarios para lograr sus objetivos y alcanzar sus metas.

Evitar la dirección solar dependerá en gran medida de que el emprendedor y su equipo comprendan que las necesidades de un negocio van cambiando conforme este crece y se desarrolla, este cambio es constante y no puede ser frenado.

“Lo primero siempre será identificar qué es lo que necesitamos y después, qué es lo que necesitamos hacer, qué resultados esperamos y con base en eso, formar la estructura que deseamos alcanzar”, puntualizó González Gasque.

Lo esencial, de acuerdo con González, es formar una organización que no dependa de una sola persona y que cuente con las bases necesarias para poder crecer, expandirse y cumplir la propuesta que pretende en el mercado para así ser cada vez más competitiva.

Los cambios a los que una empresa se enfrenta dependen tanto de factores internos, visión, ideología, misión, objetivos, modelo de negocio, procesos, entre otros; así como externos, como el mercado y la competencia encarnizada que lo caracteriza.

Por lo tanto, una vez que se ha diseñado una estructura para enfrentar al mercado, resultará inevitable el paso a las acciones, es decir, la ejecución de los procesos y de las actividades asignadas para que, finalmente, cada una de ellas aporte valor al interior de la empresa y genere un distintivo en el mercado.

En resumen, es necesario analizar los procesos de la organización, verificando que estén alineados con los objetivos institucionales, al mismo tiempo que resulten ágiles y eficientes para responder así a los clientes.

Pero, ¿existe un tipo de dirección ideal?

Resulta que sí. Una buena dirección debe estar enfocada en los resultados y en las personas. Por un lado, es importante crecer y entregar los resultados necesarios, pero por otro también es importante fortalecer internamente al equipo con las herramientas que necesitan para realizar sus actividades correctamente, que la organización crezca y sea cada vez más competitiva, lo que llevará en consecuencia a que el equipo se llene de beneficios y se desarrolle, pues al final del día, una empresa es tan buena como el peor elemento de su equipo.

Cuando la gente entiende lo que se espera de ella, lo que tiene que hacer y cómo se va a medir su desempeño, tiene los recursos para ejecutar su trabajo y obtiene recompensas adecuadas por hacerlo con excelencia, la empresa ha superado la dirección solar y está preparada para escalar como organización.

Está bien recibir ayuda, en especial si es de los profesionales en el área. Las consultorías pueden ayudar a definir, priorizar, integrar y optimizar los procesos productivos de su empresa según la industria.

En G2 Consultores, te ayudamos a entender los perfiles, procesos, objetivos y la manera más adecuada de medirlos. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación o actualización de tu estrategia de organización y procesos.

¿Qué es un funnel de ventas y qué dice de tu negocio?

Las ventas son la sangre de cualquier negocio, joven o antiguo, startup o corporativo, B2B o B2C, pues son lo único que da viabilidad de largo plazo a las empresas.

Las empresas tienen la necesidad de gestionar de una manera adecuada la función comercial y establecer un proceso para vender. Es básico saber qué se requiere hacer desde que un cliente potencial entra en contacto con la compañía, quién se hace cargo, qué tipo de presentaciones y materiales se ocupan, qué debe hacerse para concretar el cierre de ventas y hasta tener claro en qué momento una venta debe considerarse cerrada.

Al mismo tiempo, controlar la ejecución a través de indicadores se vuelve particularmente importante, pues no se puede mejorar lo que no se sabe medir.

“Conforme vamos avanzando con los prospectos, es probable que perdamos a algunos de ellos: no les gustó nuestro servicio, no requerían nuestro producto, no les pareció accesible nuestro precio o al final eligieron a la competencia”, observó González Gasque, director general de G2 Consultores. “Por eso, la representación gráfica de los clientes que tenemos en cada etapa del proceso se parece normalmente a un embudo, al que se le llama también funnel de ventas”

González Gasque explicó que aunque elaborar un funnel de ventas es una tarea compleja, una vez elaborado y con las ideas claras respecto al mismo, permite analizar la evolución de nuestro proceso de ventas, viendo el comportamiento o la evolución en cada una de las fases y las tasas de conversión de una fase a la otra.

En un proceso normal de seguimiento al cliente, la empresa comienza con el contacto con el cliente y una vez que se detecta interés se define como prospecto. A continuación, se realiza un proceso de calificación y, al aprobarlo, se considera como una oportunidad. Al presentarse la propuesta se define como negociación, y si hay motivos para creer que se está en proceso de concretar la oportunidad, se asigna el estatus de cierre.

Cada empresa debe diseñar su propio proceso de venta y definir las etapas de acuerdo a sus características y necesidades.

“Lo importante es medir qué está pasando y qué necesitamos que suceda. En primera, cuál es la tasa de conversión de nuestro proceso y cuál es la tasa de conversión de cada una de las etapas” explicó González. “Si cerramos uno de cada diez clientes, tenemos una tasa de conversión del 10%. Si la mitad de los prospectos que nos buscan no califican, entonces la tasa de conversión de la etapa de calificación es del 50%”, ejemplificó.

Medir las tasas de conversión, compararlas entre los diferentes canales y agentes, hacer benchmark contra la industria y la competencia, permite enfocar energías en las partes débiles del proceso y optimizarlo.

Si, por ejemplo, después de una presentación pierdes a muchos prospectos, tal vez tu presentación esté mal enfocada, no calificaste bien a los clientes que estabas atendiendo en primer lugar o necesitas ayuda para entender mejor a tu mercado y cómo abordarlo.

Por otro lado, es imprescindible entender existen suficientes prospectos en el funnel. Para cerrar 10 cuentas cada mes, sabiendo que la tasa de conversión es del 50%, entonces se necesitan tener 20 prospectos en activo ese mes. Si el ciclo de ventas toma 6 meses, entonces el funnel debería tener 120 prospectos en diversas etapas. Es decir que, si no se aseguran suficientes oportunidades, no se va vender lo suficiente, incluso al optimizar las tasas de conversión.

Administrar el funnel de ventas y entender cómo se ha venido comportando, así como las tasas de conversión del proceso, es fundamental para tener una organización que vende consistentemente. 

Recuerda que la ayuda es siempre bienvenida, en especial si es de expertos en el área. Las consultorías pueden ayudar a identificar a tus clientes, conocer la verdadera razón por la que compran y estableccer los precios correctamente.

En G2 Consultores, te ayudamos a generar un plan de acción comercial basado en objetivos tangibles y retadores, esto te permitirá tener una visión para el futuro y tomar acciones asertivas. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación o actualización de tu estrategia comercial.

¿Cuánto vale tu startup realmente?

Ya sea que tengas contemplado vender tu startup o levantar una ronda de inversión, en algún punto será necesario valuar tu compañía. Aunque determinar el valor de un negocio no es una ciencia exacta y tiene mucho de subjetivo, para los emprendedores es necesario tener una idea concreta y realista de cuánto vale lo que han construido, especialmente en un contexto en el que los inversionistas no abundan.

“Las empresas valen en función de diferentes aspectos que configuran una suma de valor y va a depender del estado o nivel de desarrollo que tenga la startup”, explicó Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores y especialista en startups. “Con las startups la valuación depende de si tienen un concepto probado o si aún no tienen ninguna tracción”, agregó.

Si la startup cuenta con ventas, clientes y presencia en el mercado, se puede realizar una proyección a futuro y valuar la empresa basándose en estos flujos con cierto grado de credibilidad debido al antecedente.

Cuando la startup no tiene tracción se utiliza un modelo de valuación de intangibles en donde lo que se evalúa es cuánto vale el emprendedor, la idea, el timing de la oferta del negocio, su capacidad de ejecución, modelo de negocio, parámetros de riesgos, entre otros factores, y a partir de eso se realiza la valuación.

Si bien la valuación con más peso la realizan los inversionistas, los emprendedores deben hacer su trabajo y tener muy en claro cuál es su parámetro. Es como una gráfica de Venn y en las coincidencias de las dos valuaciones se comienza a negociar.

Llegar a buscar a un inversionista con una valuación irreal de la propia empresa es una de las formas más rápidas para ser bateado por los fondos de inversión. Para que tengas una mejor idea de lo que vale tu empresa, te recomendamos tener en cuenta estos consejos al momento de realizar tu valuación:

1. No pidas las perlas de la virgen

Puede que tu compañía tenga una oferta de valor muy atractiva, un historial de ventas comprobado y un modelo de negocios infalible, pero si la valuación de tu empresa es exagerada entonces los inversionistas dudarán de tu capacidad de tomarle el pulso a tu propio negocio.

Tienes que tener en cuenta que un inversionista espera obtener un retorno de su dinero, así que no puede pagar un precio alto por la empresa pues reduciría mucho sus márgenes. “Una valuación irreal da la impresión de que no tienes ni idea o la suficiente inteligencia para poner una propuesta real sobre la mesa y esa es la manera más rápida de arruinar un pitch”, agregó González Gasque. “Sobrevalorar o creer que vale menos de lo que en realidad vale son errores graves desde el punto de vista desde un inversionista, ¿cómo no vas a saber cuánto vale tu empresa?”, añadió.

2. Ten un buen plan de negocios

Armar un plan de negocios coherente es indispensable, pues es lo que termina por concretar los elementos intangibles de un negocio. Con un buen plan de negocios, que tenga una proyección realista con premisas aterrizadas, la credibilidad y el valor de la empresa aumentarán.

“Si llegas a pitchar un negocio en una servilleta o no conoces bien los números de tu empresa o tu mercado, obviamente la percepción de riesgo es más alta y la calidad de ejecución tendrá una menor calificación, derivando en una valuación mucho más baja”, apuntó González Gasque.

3. Pide ayuda

Si estás por comenzar negociaciones con fondos de inversión, será básico que conozcas la valuación de tu startup. De ser posible, pide que te expliquen los parámetros que son apropiados y el criterio de valuación, de esta manera podrás desarrollar una estrategia fundamentada con la cual proteger tu trabajo al llegar a la mesa de negociación.

Levantar el capital necesario para fondear una empresa es una tarea complicada, tanto para emprendedores como para empresarios. Sin embargo, complicado no significa imposible. Tener claridad conocimiento de todas las finanzas, ventas y valuación de tu startup le generará confianza a los inversionistas.

En G2 Consultores, te asesoramos en la determinación de las necesidades de financiamiento de manera personalizada, te apoyamos en la creación de tu pitch deck y la técnica en la que muestras el potencial de tu startup a los inversionistas. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte.

Estas son las señales de que tu negocio está desorganizado

Un mexicano promedio sufre una pérdida de hasta un 30% de los ingresos mensuales, el desperdicio de dos horas diarias de trabajo y 30% de su productividad en la oficina o el hogar por no saber cómo organizarse, si esto sucede tan solo a nivel personal, imagina lo que puede hacerle a una empresa o negocio.

Reuniones no programadas o desorden en el funcionamiento de tu empresa son algunas señales de que, en definitiva, la desorganización le está costando valioso tiempo y dinero a tu negocio.

Para que la falta de organización no se coma el tiempo, dinero y futuro de tu negocio, la empresa G2 Consultores, especializada en apoyar a startups, comparte en esta lista los síntomas más comunes de una empresa desorganizada:

1. No hay objetivos claros

Si las juntas internas te están comiendo el día y a todas llegas tarde, entonces definitivamente verás tu negocio fracasar. Recuerda que no todos los asuntos necesitan resolverse dentro de una sala de juntas con horas de discusión, las personas tendemos a divagar y en las juntas se puede llegar a perder tiempo muy valioso que podrías invertir en actividades que sí generarán ganancia o valor; si una empresa tiene bien definidas sus funciones y las personas se alinean a ellas, no habrá necesidad de tantas juntas.

“No se trata de herramientas, sino de cómo esté organizada una empresa… Una herramienta tecnológica no tendrá utilidad alguna si la empresa es un desastre, pues solo se convertiría en un desastre automatizado”, afirmó Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores y especialista en startups.

2. No hay métricas

Sin las herramientas adecuadas para medir el desempeño de tus trabajadores, será imposible conocer si realmente están realizando sus actividades o si lo hicieron correctamente. No debes calificar el desempeño de tus empleados de manera subjetiva; decir que alguien “siempre está de buenas” o que “hace bien su chamba”, en realidad no te dice nada sobre su desempeño, las métricas son necesarias.

3. No hay una estructura organizacional

Cuando tienes a más personas de las necesarias realizando una misma actividad, o bien, actividades que no se le asignaron a nadie, jamás sabrás por qué algo salió mal. Es importante que conozcas las acciones que deben tomarse al interior de tu empresa, saber quiénes tienen las capacidades para realizarlas y cuánto tiempo les tomará llevarlas a cabo.

4. No hay culpables o hay muchos culpables

Cuida que cada persona esté asignada a tareas de acuerdo con sus aptitudes, habilidades y experiencias; incluso si sus funciones están bien delimitadas, si la persona no es la correcta, no será capaz de realizar y completar su trabajo con éxito.

5. Dirección solar

¿Tienes la sensación de que tú estás haciendo todo el trabajo? Esto seguramente se debe a que no has aprendido a delegar responsabilidades o a que estás concentrando la información en un grupo reducido de personas.

Al igual que en nuestro sistema planetario todos los astros giran alrededor del sol, en una dirección solar todas las tareas dependen del director para funcionar y continuar moviéndose.

Para que un negocio funcione, es necesario que designes actividades a cada uno de tus trabajadores y que les facilites la información que necesitan para cumplir con sus asignaciones.

El mal desempeño tiene muchos factores, por ello debes alinear tu organización a un objetivo. Por lo tanto, la estructura, el reclutamiento y contratación, las métricas y la operación deben estar alineados a dicho objetivo. Si no tienes ni idea de por dónde empezar, es momento de que pidas ayuda.

Sin importar en qué etapa se encuentre, una buena organización es vital para el buen funcionamiento de una empresa, pero esto es especialmente cierto para una empresa que apenas está despegando. Para ver resultados financieros positivos, tú como emprendedor debes ser el guía y maestro de las personas que contratas, de otra forma, te encontrarás perdiendo dinero sin conocer el motivo.

Está bien recibir ayuda, en especial si es de los profesionales en el área. Las consultorías pueden ayudar a definir, priorizar, integrar y optimizar los procesos productivos de su empresa según la industria.

En G2 Consultores, te ayudamos a entender los perfiles, procesos, objetivos y la manera más adecuada de medirlos. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación o actualización de tu estrategia de organización y procesos.

Análisis de actividades: ¿Qué tan bien haces lo que debes hacer?

En muchas ocasiones, el éxito de una organización depende de la capacidad operativa de quienes la dirigen. Delimitar aquello que se debe hacer es una tarea básica que determinará el futuro de la compañía y para ello, necesariamente tendrá que implementarse un análisis de actividades.

Un análisis de actividades sirve para encontrar todas las actividades clave que deben hacerse en una compañía para cumplir con estos 4 aspectos:

1. Ejecutar el modelo de negocio

2. Cumplir y realizar la visión del negocio

3. Supervisar el desempeño

4. Construir un organigrama

Es una herramienta estándar que todas las empresas que están despegando deben utilizar. Se trata de generar y priorizar actividades, y eso hace a través de una consultoría de procesos.

Para Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores, todo parte de dos preguntas básicas: “¿Cuáles son las actividades importantes que tiene que hacer una organización para desarrollar su propósito?” y “¿Cómo llegamos a la abstracción de cuáles son esas actividades importantes?”

A grandes rasgos, consiste en describir las actividades importantes, darle forma a la estructura de la empresa para realizar esas actividades prioritarias y después delegar la responsabilidad de realizarla e implementarlas.

Un primer paso es analizar lo que la empresa hace hoy en día y comparar ese antecedente con lo que debería estar haciendo, y si tiene que ver con la visión de la empresa y el plan de negocios. Toda esta información deberá consignarse por escrito en un plan.

“Digamos que tienes la visión de abrir 100 restaurantes, entonces tendrías que tener a alguien cuya actividad sea buscar lugares propicios para poner uno” ejemplificó González Gasque, “Un análisis de actividades te dice lo que se hace, y siguiendo con el ejemplo del restaurante, sería comprar alimentos, prepararlos, servir, etc., pero también deberías estar desarrollando nuevas actividades de acuerdo a tus metas como negocio”, agregó.

Otro aspecto a tener en cuenta es el modelo de negocios. Si, por ejemplo, tu modelo contempla tener clientes recurrentes, entonces necesitas desarrollar y administrar un programa de lealtad y de relacionamiento con los clientes. O si, por ejemplo, vendes publicidad, entonces debes tener a una persona prospectando nuevos clientes todo el tiempo y atendiendo a los que ya existen.

La meta es tener los elementos para desarrollar las actividades necesarias desde la perspectiva del modelo de negocios.

El desempeño del negocio será el indicador de qué tan bien o mal funcionan las cosas. Por ejemplo, si al evaluar tu negocio observas que la competencia vende más que tú en un mercado similar, entonces es síntoma de que algo no estás haciendo como deberías, por lo que deberás encontrar cuáles actividades clave te hacen falta y a partir de eso construir un organigrama con roles dedicados a cumplir las necesidades y objetivos de la empresa.

Analizar y definir el proceso de negocio de una compañía o empresa es un paso crucial que les permitirá a los miembros comprender cómo opera la organización y dónde o en qué necesitan implementar mejoras.

El simple ejercicio de definir procesos obliga a la compañía a formular y establecer una terminología que todos los miembros de la organización conozcan y entiendan, así como también objetivos y expectativas en común, eliminando los malentendidos.

Está bien recibir ayuda, en especial si es de los profesionales en el área. Las consultorías pueden ayudar a definir, priorizar, integrar y optimizar los procesos productivos de su empresa según la industria.

En G2 Consultores, te ayudamos a entender los perfiles, procesos, objetivos y la manera más adecuada de medirlos. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación o actualización de tu estrategia de organización y procesos.

Siete señales de que la competencia está ganando

Muchos emprendedores tienen la noción de que el mercado es un campo de batalla que debe conquistar y en donde la competencia es el enemigo. Sin embargo, esto no es necesariamente cierto, ya que la competencia es un aspecto fundamental en el mundo de los negocios. El mercado no se trata de vencer al adversario, sino de competir y mejorar.

En un modelo de negocio enfocado al consumo masivo (B2C, por sus siglas en inglés), es muy importante conocer el estilo de vida de nuestro público potencial para determinar una estrategia adecuada para llegar a él, cautivarlo y crear una lealtad hacia nuestra empresa por encima de nuestros rivales. Los consumidores, particularmente los de la generación milenaria, son cada vez más exigentes y demandan una serie de cosas a las marcas que, de no cumplir, irán a buscar en la competencia.

Puede que la preferencia de tus clientes por la competencia no sea tan notoria en tu flujo de efectivo, pero sin duda representará una oportunidad de negocio perdida que alguien más está aprovechando. ¿Cómo darte cuenta de esto? Te presentamos siete señales de que la competencia está ganando:

1.- El nombre de la competencia suena más entre clientes potenciales

Una estrategia de marketing o branding siempre es necesario y bienvenido, ya que de nada sirve tener un producto y / o servicio si no lo sabe nadie. Es por eso que debemos dar a conocer nuestra empresa y sus servicios para que los clientes puedan saber, no solo que nuestra empresa existe, sino también por qué es la mejor opción para ellos.

2.- Los productos y / o servicios de la competencia son más baratos

Sabemos que el precio es un factor determinante a la hora de ofrecer un servicio, ya que muchos consumidores valoran esto antes que cualquier otro aspecto. Los consumidores se guían por la equidad calidad-precio-satisfacción a la hora de decidir. Esto no significa necesariamente tener que reducir los precios, ya que una buena estrategia de promoción y publicidad, un servicio excepcional y mucha creatividad, al aportar más valor, justificar un precio más elevado y atraer más clientes. Otra opción para competir en este terreno es crear ofertas agresivas (temporales) que atraigan la atención de tus clientes.

3.- Tu competencia tiene presencia en móviles y medios digitales, pero tú no

Acéptalo, la llegada de los teléfonos inteligentes al mundo de los negocios ha sido para quedarse y es muy importante considerar la compatibilidad de una aplicación con tu empresa. Esto puede ayudar a mantener una relación más estrecha con el cliente y aumentar las ventas, especialmente si puede realizar compras en cualquier lugar donde se utilice.

4.- Tu sitio web no es tan interesante como el de la competencia

Actualmente, gran parte del mercado en línea es dominado por jóvenes que buscan una alternativa más efectiva para adquirir ciertos productos y / o servicios, es por eso que debe adaptar y considerar los diferentes tipos de usuarios que navegan diariamente en internet, adaptando (o creando ) un sitio web cómodo y de fácil acceso para el tipo de personas al que está dirigido.

5.- Tu competencia sabe exactamente a quién se dirige y tú aún no

Ya quedaron atrás los días en que las cosas fueron diseñadas para absolutamente todos los espectadores. Hoy en día, los productos y su comunicación están diseñados con un grupo muy específico en mente, porque es más sencillo y atractivo ofrecer soluciones personalizadas a un grupo específico de clientes, en lugar de intentar impresionar a una multitud.

6.- La competencia está mejor posicionada en la mente del consumidor

Si nuestra competencia ha sabido manejar y ha trabajado de manera efectiva su marca y la imagen de marca, es muy probable que tenga una mejor posición en la mente del consumidor potencial y, por lo tanto, venderá más que nuestra empresa, a pesar de vender exactamente el mismo producto Es por eso que debemos estudiar el posicionamiento de nuestra empresa respecto a la competencia, solo para obtener un mapa de aspectos que se deben reforzar.

7.- La competencia tiene mejor atención al cliente

La atención al cliente es un factor determinado a la hora de ofrecer o vender un producto y / o servicio, a pesar de haber logrado una venta ofreciendo un servicio al cliente no tan óptimo, es probable que un cliente no regrese por una segunda compra. Es por eso que debemos mejorar nuestra comunicación directa con los clientes, y si es posible, agregar aspectos relevantes de atención al cliente que no esté ofreciendo la competencia, aumentando las posibilidades de que este regrese y genere fidelidad a nuestra empresa.

Recuerda que la ayuda es siempre bienvenida, en especial si es de expertos en el área. Las consultorías pueden ayudar a identificar a tus clientes, conocer la verdadera razón por la que compran y establecer los precios correctamente.

En G2 Consultores, te ayudamos a generar un plan de acción comercial basado en objetivos tangibles y retadores, esto te permitirá tener una visión para el futuro y tomar acciones asertivas. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación o actualización de tu estrategia comercial.

5 razones por las que necesitas un plan de negocios

El principal asesino serial de startups y PyMEs es una mala ejecución. Un negocio sin un plan es como un barco sin sistemas de navegación, eventualmente termina perdido o estrellándose contra las rocas.

Un estudio realizado por el Colegio Babson señala que las nuevas empresas con un plan de negocios aumentaron su capital al doble durante los primeros 12 meses en comparación de lo que no tiene. Más que una receta para el éxito, se trata de una herramienta que puede ser utilizado para fijar objetivos, monitorear tu progreso, rendir cuentas y, en última instancia, tener una visión integral sobre el destino de tu negocio.

Escribir un plan de negocios de obligar a tener una visión más completa de su proyecto de negocio y la visión holística que te otorga el acceso identificar puntos débiles que de otra manera habrían pasado por alto. Elementos como la propuesta de valor, plan de operaciones, estimaciones de personal, entre otros, son algunos de los factores que a veces dejamos pasar por alto.

Buscando que no hay lienzos en la deriva, te presentamos 5 razones por las que de verdad necesitas un plan de negocios.

1 – Para fijar objetivos.

Lo más importante que traer un plan de trabajo es el orden. Es normal que lo justifiquen con su proyecto estés tan apasionado y entusiasmado que pierdas un poco el piso. Es precisamente para evitar que suceda lo que necesita un plan de negocio que te daremos algunos pasos atrás y mirar con objetividad tu trabajo.

Muchos directores aprenden a la mala que, sin un plan con una dirección clara, su trabajo es tiempo y esfuerzo tirado a la basura. Dicho documento de ayuda a empezar con el pie derecho, el cálculo de los cuantos el capital necesario para alcanzar los objetivos y el equipo que necesita los integrantes claves de su equipo para sacar adelante el proyecto. Con una ruta trazada en el plan de trabajo, puede estar seguro de que está en la dirección correcta.

2 – Predecir los costos de la operación

Los costos de operación no están fijos y están sujetos a la creación de un negocio que requieren una nueva inversión de capital. Al llegar a nuevos mercados, te será más difícil venderle ya que su grupo de proveedores selectivos se encuentran ocupados por la competencia, por lo tanto el tener un plan de negocio te ayudará a saber cuánto dinero necesitas y si en verdad vale la pena invertir en cierto rubro, o dejarlo en segundo plano.

Si se trata de una empresa de servicios, por ejemplo, su ampliación requiere un número de alcalde de personas que apoyan en las labores, es necesario abrir una sucursal en las oficinas donde se concentran su personal y así mejorar la atención al usuario, todo esto supone costos y que mejor que tenerlos previstos, por escrito.

3- Para recaudar fondos

La mayor parte de los fondos de inversión y los bancos de los fondos de su plan de negocio para decidir si vale la pena dejar su dinero en su empresa. Por otro lado, si se trata de pedir dinero prestado a familiares o amigos, la mejor manera de recaudar esa suma ser apoyado en este plan de trabajo para que comunicas la visión de su proyecto de manera clara y convincente

También ofrece muchas ventajas al momento de ofrecer acciones, o vender un negocio, ¿qué ayuda a los compradores a entender lo que tienen enfrente, ¿por qué el proyecto tiene ese valor ?, ¿por qué lo necesita? ¿por qué vale la pena comprarlo? algunas opciones de respuesta que se pueden responder en dicho plan.

4 – Para tener control sobre su negocio

Un negocio es controlado mientras que menor mar su rango de operaciones, sin embargo cuando, cuando este aumenta, el caos empieza cada uno del rincón del mismo y si no existe un orden sobre cada operación, muchas veces resulta letal y no puede haber remedio. Tener un plan de negocios para ayudar a un retroceder, ubicar lo que está funcionando, lo que no y lo que se puede mejorar.

Si en su empresa convergen empleados, la implementación de esta herramienta de trabajo resultará muy eficaz, ya que puede consultar al personal, comprender sus necesidades dentro de sus instalaciones y plantear una solución. Tus empleados valoraron esta oportunidad para contribuir al negocio.

5 – Para despejar el panorama; copiarlo y mejorarlo

Un plan de negocios no es un documento que se crea una vez y se debe almacenar en el cajón del buró. Es una guía de vida que se debe adaptar constantemente a medida que un negocio crece y cambia. Escribir y investigar para hacer este plan de trabajo, los géneros de la oportunidad de aprender acerca de la industria, el mercado y los competidores, además de que permiten identificar los desafíos que pueden encontrar y elaborar estrategias para superarlos

Las empresas exitosas revisan y actualizan su plan de negocios cuando las circunstancias cambian. Ante esto es recomendable volverlo rutinario, crear un registro para revisar su plan de negocios con regularidad. Si su empresa está conformada por un equipo de socios, gerentes o mentores, es recomendable realizar sesiones de lluvia de ideas, por lo que se intercambian consejos, dudas y opiniones y aseguramiento de que todos están en la misma página.

Está bien recibir auyuda, en especial si es de los profesionales en el área. Mentorías o consultorías pueden ayudar a definir, priorizar, integrar y optimizar los procesos productivos de su empresa según la industria.

En G2 Consultores, te ayudamos a entender los perfiles, procesos, objetivos y la manera más adecuada de medirlos. Contáctate con nosotros y permítenos apoyarte en la creación o actualización de tu estrategia de organización y procesos.

Call Now Button